Estás en : La organización del territorio: Las comarcas > Cuenca de Abanilla-Fortuna                        Mostrar menu
Cuenca de Abanilla-Fortuna

Capítulo IV. La organización del territorio: las comarcas

La comarca de Abanilla-Fortuna ocupa el saliente este de la Región de Murcia, constituye la comarca oriental y está formada por tan sólo dos municipios: Abanilla y Fortuna. Limita al este con la Vega Baja del Segura ya en territorio alicantino, al norte con el Altiplano Jumilla-Yecla, al oeste con la Vega Media del Segura y al sur con la Huerta de Murcia. La individualización de esta comarca se debe fundamentalmente a causas naturales, ya que consti- tuye una cuenca en sentido topográfico e hidrológico. Ocupa una superficie de 385,1 km 2 (3,4% de la superficie regional), de los que 236,6 km 2 corresponden al municipio de Abanilla y 148,5 km 2 al de Fortuna.

Cuenca de Abanilla-Fortuna

Página 2 de 7

1 2 3 4 5 6 7
MODELO DIGITAL DE ELEVACIONES DE LA COMARCA DE ABANILLA - FORTUNA. REALIZADO A PARTIR DE LAS CURVAS DE NIVEL DE LOS MAPAS 1:25.000 DEL IGN Y DEL MODELO DIGITAL DE ELEVACIONES

MODELO DIGITAL DE ELEVACIONES DE LA COMARCA DE ABANILLA - FORTUNA. REALIZADO A PARTIR DE LAS CURVAS DE NIVEL DE LOS MAPAS 1:25.000 DEL IGN Y DEL MODELO DIGITAL DE ELEVACIONES.

FOTO 3. GARGANTA DE “EL CAJER” POR LA QUE DISCURRE EL RÍO CHÍCAMO. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

FOTO 3. GARGANTA DE “EL CAJER” POR LA QUE DISCURRE EL RÍO CHÍCAMO. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

Calizas y dolomías en las sierras. Asociadas a las litologías carbonatadas encontramos una morfología kárstica, aunque de escaso desarrollo. Respecto al exokarst , tan sólo podemos hablar de lapiaces incipientes en las cimas de los principales relieves, de depósitos de arcillas de descalcificación (restos de disolución de la caliza), como los encontrados en el yacimiento paleon- tológico de la sierra de Quibas (Mancheño y otros, 2004; Romero y otros, 2003), y de oquedades o abrigos calizos, como la famosa cueva Negra (FOTO 2) . El endokarts , sin duda, está muy desarrollado, aunque aún no es bien conocido. Muestra de su existencia son las salidas naturales de agua de las distintas sierras calizas (fuente

Blanca, fuente del Algarrobo o manantial del río Chícamo) y la existencia de cuevas y cavidades, como la cueva Solíns, o la sima de Las Cabras de 1.800 y 500 m de longitud, respectivamente, ambas en el municipio de Fortuna. Por su interés paisajístico son de mencionar los parajes de El Cajer (sureste de Macisvenda) (FOTO 3) y El Zurca (sur de Barinas) en Abanilla; ambos constituyen gargantas “pseudokársticas”, ya que están enta- lladas en conglomerados neógenos, pero con una matriz carbonatada. En las partes culminantes, la erosión diferencial de los conglomerados ha labrado unas oquedades muy particulares a modo de nichos o nidos de abeja a los que se les denomina taffoni .

Formaciones detríticas en los piedemontes de los relieves montañosos. Las formaciones detríticas suelen formar conos de derrubios y glacis. Cuando se disponen en planos inclinados de escasa pendiente y que arrancan de los relieves montañosos configuran glacis . Estas formas están presentes en amplias extensiones en los piedemontes de las sierras de Quibas, Barinas y Cantón y, en particular, en los parajes de cañada de La Leña, Balonga y La Zarza. Configuran paisajes llanos y apenas incididos por cauces fluviales, lo que contrasta enormemente con los paisajes acarcavados del centro y sur de la comarca. En el borde de la depresión neógena-cuaternaria en el paraje de Canta El Gallo es posible observar retazos de glacis, que han sido disectados por la erosión y han quedado en resalte formando topografías alomadas, como la loma de Campules o loma Llana (FOTO 4) .

FOTO 2. ABRIGO KÁRSTICO DE LA CUEVA NEGRA . FOTO A. ROMERO DÍAZ.

FOTO 2. ABRIGO KÁRSTICO DE LA CUEVA NEGRA . FOTO A. ROMERO DÍAZ.

FOTO 4. LOMA LLANA (AL OESTE DE CANTA EL GALLO EN ABANILLA). EL NIVEL SUPERIOR CONSTITUYE UN GLACIS DE ACUMULACIÓN (COLOR ROJIZO) SOBRE LAS MARGAS A LAS QUE RECUBRE Y PROTEGE. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

FOTO 4. LOMA LLANA (AL OESTE DE CANTA EL GALLO EN ABANILLA). EL NIVEL SUPERIOR CONSTITUYE UN GLACIS DE ACUMULACIÓN (COLOR ROJIZO) SOBRE LAS MARGAS A LAS QUE RECUBRE Y PROTEGE. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

FOTO 5. LOS BARRANCOS. PAISAJE DE BADLAND CARACTERÍSTICO DE LA DEPRESIÓN ABANILLA FORTUNA. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

FOTO 5.    LOS BARRANCOS. PAISAJE DE BADLAND CARACTERÍSTICO DE LA DEPRESIÓN ABANILLA FORTUNA. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

FOTO 6. PROCESOS DE PIPING EN CAMPOS DE CULTIVO ABANDONADOS. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

FOTO    6. PROCESOS DE PIPING EN CAMPOS DE CULTIVO ABANDONADOS. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

Margas, arcillas y yesos en las depresiones. Los materiales blandos (margas, arcillas y yesos) que rellenan la depresión son los responsables del modelado de badland , tan desarrollado en la comarca de Abanilla-Fortuna, y que sin duda constituye uno de sus signos de identidad. De un interés especial es el paraje de Los Barrancos (FOTO 5) , donde las formas redondeadas de las cárcavas le confieren una belleza singular y muy diferente al de otros paisajes de badlands de la Región donde sus formas son agudas (cuenca de Mula o rambla de Algeciras). Este tipo de modelado de erosión suele ser predominante en ambientes semiáridos, repletos de: regatos, surcos, cárcavas, barrancos y ramblas, que entallan y desmantelan vigorosa- mente los suelos y formaciones desprovistas de vegetación. Las tasas de erosión que suministran estas áreas son muy elevadas (Romero Díaz et al., 2004). Asociado a la formación de cárcavas y barrancos es el proceso de piping . Es visible en cabeceras de barrancos y, en especial, en áreas aterrazadas de margas, que estuvieron cultivadas y que hoy han sido aban- donadas (FOTO 6) . Las antiguas parcelas de cultivo se ponen en comunicación unas con otras de manera subsuperficial, hasta que las cavidades son tan grandes que se desploman los techos, se colapsan y aparecen en superficie. Este tipo de erosión puede considerársela como “erosión antrópica”. En la comarca es posible observar numerosos lugares en donde el desarrollo de este proceso es especialmente notable (área de Canta El Gallo, Ricabacica o sector norte de La Serratilla, todos ellos en el municipio de Abanilla) (Romero Díaz y otros, 2004).

FOTO 7. POZO DE NIEVE EN LA VERTIENTE NORTE DE LA SIERRA DE LA PILA. FOTO A. ROMERO DÍAZ

FOTO    7. POZO DE NIEVE EN LA VERTIENTE NORTE DE LA SIERRA DE LA PILA. FOTO A. ROMERO DÍAZ

Clima

La comarca de Abanilla-Fortuna se caracteriza por ser una de las más áridas de la Región de Murcia. Sus principales características climáticas son: precipitaciones escasas (irregulares y, en ocasiones, torrenciales), temperaturas elevadas (las más elevadas de la Región) y, en consecuencia, importantes déficit hídricos. No obstante, hay que mencionar diferencias climáticas entre los sectores que se localizan en la depresión margosa y las sierras. La altitud y orientación de los distintos relieves, hace que en estos sectores las precipitaciones sean algo superiores y las temperaturas inferiores. En la sierra de La Pila, aún se conservan pozos de nieve, construidos en el siglo XVIII (FOTO 7), que testimonian la existencia de un periodo climático más frío que el actual (Romero Díaz y Belmonte Serrato, 2006) y la importancia de este meteoro en otros tiempos, en la actualidad, muy escaso.

En la comarca se dispone de dos estaciones climáticas (Abanilla y Fortuna), del Instituto Nacional de Meteorología, bastantes buenas para realizar un análisis climático, con series de datos de 71 y 52 años. La precipitación media interanual es de 297 mm en Abanilla y de 274 en Fortuna, pero con una irregularidad muy elevada (FIGURA 2) y, en ocasiones, con registros de precipitaciones máximas en ambas estaciones de 150 mm en 24 horas. Estacionalmente, las precipitaciones más abundantes se registran en otoño, seguidas de la primavera, siendo el mes de julio el que recoge la menor precipitación (FIGURA 3).

La temperatura media anual es de 18,4ºC en Fortuna y de 19ºC en Abanilla. No obstante, es posible observar desde 1971 una tendencia negativa y como la media de los últimos 35 años se sitúa un grado por debajo, es decir en 18ºC (FIGURA 4) .

 

 

Navegación

1 2 3 4 5 6 7