Estás en : La organización del territorio: Las comarcas > Cuenca de Abanilla-Fortuna                        Mostrar menu
Cuenca de Abanilla-Fortuna

Capítulo IV. La organización del territorio: las comarcas

La comarca de Abanilla-Fortuna ocupa el saliente este de la Región de Murcia, constituye la comarca oriental y está formada por tan sólo dos municipios: Abanilla y Fortuna. Limita al este con la Vega Baja del Segura ya en territorio alicantino, al norte con el Altiplano Jumilla-Yecla, al oeste con la Vega Media del Segura y al sur con la Huerta de Murcia. La individualización de esta comarca se debe fundamentalmente a causas naturales, ya que consti- tuye una cuenca en sentido topográfico e hidrológico. Ocupa una superficie de 385,1 km 2 (3,4% de la superficie regional), de los que 236,6 km 2 corresponden al municipio de Abanilla y 148,5 km 2 al de Fortuna.

Cuenca de Abanilla-Fortuna

Página 3 de 7

1 2 3 4 5 6 7
FIGURA 2. EVOLUCIÓN INTERANUAL DE LAS PRECIPITACIONES EN ABANILLA (mm).

FIGURA    2. EVOLUCIÓN INTERANUAL DE LAS PRECIPITACIONES EN ABANILLA (mm).

FIGURA 3. EVOLUCIÓN ANUAL DE LAS PRECIPITACIONES Y TEMPERATURAS EN FORTUNA

FIGURA 3. EVOLUCIÓN ANUAL DE LAS PRECIPITACIONES Y TEMPERATURAS EN FORTUNA

FIGURA 5. CLIMOGRAMA DE THORNTHWAITE

FIGURA 5. CLIMOGRAMA DE THORNTHWAITE

FIGURA 4. EVOLUCIÓN INTERANUAL DE LAS TEMPERATURAS EN ABANILLA

FIGURA 4. EVOLUCIÓN INTERANUAL DE LAS TEMPERATURAS EN ABANILLA

En ambas localidades se registran temperaturas máximas absolutas del orden de los 44 - 45ºC, y el riesgo de heladas es muy poco frecuente; por ello los veranos son muy calurosos y los inviernos templados.

La Evapotranspiración Potencial calculada según Thornthwaite es de 952 mm en Abanilla y 954 mm en Fortuna, de lo que se obtiene un déficit hídrico muy elevado, superior a los 650 mm en la comarca (FIGURA 5).

FOTO 8. CULTIVO DE CÍTRICOS CON RIEGO LOCALIZADO SOBRE REGOSOLES CALCÁRICOS EN EL PARAJE “LOS BARRANCOS”. FOTO F. BELMONTE SERRATO

FOTO 8. CULTIVO DE CÍTRICOS CON RIEGO LOCALIZADO SOBRE REGOSOLES CALCÁRICOS EN EL PARAJE “LOS BARRANCOS”. FOTO F. BELMONTE SERRATO.

Suelos y vegetación

Tres tipos de suelos dominan en el territorio de la comarca Abanilla- Fortuna: leptosoles líticos, regosoles calcáricos y calcisoles.

Los leptosoles líticos son suelos poco profundos (menos de 10 cm.), limitados en su base por roca cohe- rente y continua. Son los suelos dominantes en las partes media y alta de las sierras.

Los regosoles calcáricos son suelos formados a partir de materiales no consolidados, rocas blandas de deposición antigua. En este caso, margas de distinta edad y composición. Son suelos muy pobres en materia orgánica que se ve limitada por el continuo rejuvenecimiento que provocan los procesos de erosión y la degradación ocasionada por las labores agrícolas, por lo que su puesta en cultivo requiere de la adición de gran cantidad de abonos químicos. Son los suelos de las áreas de badlands , como el paraje denominado Los Barrancos (FOTO 8).

Finalmente, de los calcisoles, es posible describir en la comarca tres tipos (háplicos, pétricos y lúvicos), según el mapa de suelos de la Región de Murcia. Son suelos desarrollados sobre materiales de acumulación (coluvios), en los piedemontes y fondos de valle. Los calcisoles pétricos son aquellos que poseen un horizonte petrocálcico, es decir, una costra caliza. Son los suelos que suceden a los leptosoles líticos en los pidemon- tes y glacis , por lo que aparecen como suelos pedregosos en superficie, en los que a la pedregosidad natural, provocada por fragmentos procedentes de las partes más altas de las sierras, se le añade la abundancia de fragmentos procedentes del horizonte petrocálcico, extraídos por el arado o por el subsolado.

A continuación de éstos, sin presencia de horizonte petrocálcico y tapizando las zonas de pendiente más suave y los fondos de valle, aparecen los calcisoles háplicos, suelos muy favorables para la agricultura (FOTO 9) .

En cuanto a la vegetación, la mitad Norte de la comarca se encuadra en la provincia biogeográfica castellano-maestrazgo-manchega y, más concretamente, en el subsector manchego-murciano. La serie dominante bajo ombrotipo seco es el carrascal manchego mesomediterráneo ( Querceto rotundifoliae S . ), en las sierras y el chaparral-lentiscar manchego ( Rhamno. Qerceto cocciferae S . ), en el resto del territorio.

La mitad Sur se sitúa en la provincia murciano-almeriense y, dentro de esta, en el subsector alicantino, que alcanza hasta el borde Sur de la sierra de La Pila y las sierras del Cantón y Barinas, dominando el ombrotipo semiárido y el piso termomediterráneo. Es un territorio bastante degradado y son frecuentes los matorrales y tomillares dominados por Thymus moroderi . Aquí encuentran su óptimo especies como Astragalus hispanicus, Sideritis leucanta Subs. Leucantha y Nepeta amethystina Subs. microglandulosa (Sánchez Gómez et al. , 1998).

En la actualidad, esta vegetación potencial se encuentra como en el resto de la Región, en una situación de extrema degradación, manifestada en el desarrollo de una vegetación esteparia, adaptada a medios áridos, y muchas veces emparentada con la norteafricana. Por ello, en esta zona, han encontrado su óptimo algunas especies cultivadas como diversos cítricos, o ligadas a ellas, como el vinagrillo ( Oxalis pes-caprae ) (Sánchez Gómez et al. , 1998).

En estos momentos, los cultivos ocupan el 58% del territorio de Abanilla y el 52% de Fortuna (TABLA 1) , quedando como terreno forestal sólo el 22% y 32%, respectivamente, del cual, menos de la mitad, está constituido por matorrales leñosos y repoblaciones.

FOTO 10. TRAMO DE CAUCE SECO DEL RÍO CHÍCAMO USADO COMO VÍA DE COMUNICACIÓN. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

FOTO 10. TRAMO DE CAUCE SECO DEL RÍO CHÍCAMO USADO COMO VÍA DE COMUNICACIÓN. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

FOTO 11. EL CHÍCAMO EN EL PARAJE DE “EL CAJER”. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

FOTO 11. EL CHÍCAMO EN EL PARAJE DE “EL CAJER”. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

 

 

Navegación

1 2 3 4 5 6 7