Estás en : La organización del territorio: Las comarcas > Cuenca de Abanilla-Fortuna                        Mostrar menu
Cuenca de Abanilla-Fortuna

Capítulo IV. La organización del territorio: las comarcas

La comarca de Abanilla-Fortuna ocupa el saliente este de la Región de Murcia, constituye la comarca oriental y está formada por tan sólo dos municipios: Abanilla y Fortuna. Limita al este con la Vega Baja del Segura ya en territorio alicantino, al norte con el Altiplano Jumilla-Yecla, al oeste con la Vega Media del Segura y al sur con la Huerta de Murcia. La individualización de esta comarca se debe fundamentalmente a causas naturales, ya que consti- tuye una cuenca en sentido topográfico e hidrológico. Ocupa una superficie de 385,1 km 2 (3,4% de la superficie regional), de los que 236,6 km 2 corresponden al municipio de Abanilla y 148,5 km 2 al de Fortuna.

Cuenca de Abanilla-Fortuna

Página 4 de 7

1 2 3 4 5 6 7

TABLA 1. DISTRIBUCIÓN DE LA SUPERFICIES DE VEGETACIÓN ACTUAL (2003).  

 

Abanilla

Fortuna

 

Hectáreas

%

Hectáreas

%

Cultivos

13.460

57.53

7.811

52.47

Forestal

5.178

22.13

4.835

32.48

Erial a pastos

1.945

8.31

753

5.05

Espartizal

1.893

8.09

985

6.61

FOTO 12. HUMEDAL DEL AJAUQUE Y RAMBLA SALADA. FOTO A. ROMERO DÍAZ .

FOTO 12. HUMEDAL DEL AJAUQUE Y RAMBLA SALADA. FOTO A. ROMERO DÍAZ .

No obstante, la escasez de aguas superficiales en esta comarca, se suaviza con la existencia de fuentes de aguas minerales naturales y termales. Entre las primeras se encuentran fuente del Algarrobo y fuente de la Higuera en Abanilla y fuente de la Higuera y manantial de las Rocas en Fortuna (fuente de la Cueva Negra). Las aguas termales surgen en fuente Abanilla y Los Baños de Fortuna. Estas últimas, que surgen a 45ºC, han sido utilizadas con fines terapéu- ticos y de ocio desde muy antiguo, como atestiguan los restos de asentamientos romanos con ins- talaciones termales (FOTO 13), que fueron posteriormente usadas y trans- formadas por los árabes y que, en la actualidad, proporcionan funcionalidad a uno de los balnearios activos más importantes de la Región.

Las ramblas mediterráneas son cauces con fondo plano que tradicionalmente han servido de vías de comunicación en las zonas con topografía accidentada y dificultades de acceso.

FOTO 13. RESTOS ARQUEOLÓGICOS ROMANOS EN EL BALNEARIO DE FORTUNA. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

FOTO    13. RESTOS ARQUEOLÓGICOS ROMANOS EN EL BALNEARIO DE FORTUNA. FOTO A. ROMERO DÍAZ.

Red de drenaje y aguas

La red de drenaje está constituida, casi en exclusiva, por cauces con régimen pluvial por los que circulan caudales esporádicos ligados a lluvias ocasionales de alta intensidad y magnitud que generan, aunque secos la mayor parte del año o, incluso durante años, cauces de proporciones considerables. Son las típicas ramblas mediterráneas (FOTO 10).

Se trata de cauces con fondo plano que tradicionalmente han servido de vías de comunicación, en las zonas con topografía accidentada y dificultades de acceso. Sólo uno de estos elementos de evacuación de escorrentías dispone de un exiguo caudal permanente que, aunque limitado a un tercio de su recorrido, le permite ser considerado río, el Chícamo, de cuyas aguas se ha abastecido durante siglos la huerta tradicional de Abanilla (FOTO 11).

Entre las ramblas más importantes que discurren por el territorio de la comarca de Abanilla-Fortuna destacan como tributarias del río Chícamo, la rambla de Cutillas, prolongación natural del río, la rambla del Zurca, rambla de Balonga, rambla de la Parra y rambla del Font, todas ellas tributarias de la margen derecha y la rambla del Agudo que vierte al Chícamo por su margen izquierda, drenando las escorrentías de la zona Noreste de la sierra de Abanilla y el cerro del Agudo. Como tributarias del actual embalse de Santomera, se encuentran rambla del Cantalar, rambla Salada y rambla del Ajauque. El entorno de este embalse y los tramos bajos de sus dos ramblas tributarias, constituyen el humedal del Ajauque y rambla Salada, declarados paisaje protegido por la Ley 4/1992, de 30 de julio, de Ordenación y Protección del Territorio de la Región de Murcia.

El agua, bastante salina como consecuencia del sustrato geológico-litológico, fluye por estas ramblas casi de forma permanente, aunque con variaciones graduales importantes, como rambla Salada que transporta aguas hipersalinas con más de 40 g/l. En las zonas donde aflora el agua subterránea se producen sistemas de humedales de diferente extensión y enorme singularidad en el contexto regional. Los más importantes en esta cuenca son el humedal de Derramadores y el del Ajauque (FOTO 12) .

 

 

Navegación

1 2 3 4 5 6 7