Estás en : El medio natural > Las inundaciones                        Mostrar menu
Las inundaciones

Capítulo II. El medio natural

Las inundaciones son uno de los riesgos naturales más frecuentes que tienen lugar en la Región de Murcia. El río Segura y sus principales afluentes, llámense ríos o ramblas, se caracterizan hidrológicamente por su irregularidad, alternándose enormes crecidas con inundaciones y acusados estiajes. Rogativas para que llueva y lamentos por las inundaciones son una constante en la historia de Murcia (Couchoud Sebastiá y Sánchez Ferlosio, 1984).

Las inundaciones

Página 1 de 5

1 2 3 4 5

Frecuencia de las inundaciones

Las inundaciones no son un fenómeno reciente. Se tienen testimonios de su ocurrencia desde muy antiguo. Sin duda, las primeras obras de infraestructura realizadas por los árabes tuvieron como finalidad, no sólo el aprovechamiento de los recursos hídricos, sino también la defensa contra las inundaciones. No obstante, en la Región de Murcia las referencias docu- mentales sobre inundaciones datan de 1143.

Para esta publicación se ha realizado una búsqueda exhaustiva de todas las inundaciones existentes hasta ahora (FIGURA 1) , habiéndose cuantificado un total de 238 inundaciones para el periodo de 1143 a 2005. La información se ha obtenido principalmente de las Efemérides Climatológicas de la Cuenca del Segura (Instituto Nacional de Meteorología), Couchoud Sebastiá y Sánchez Ferlosio (1984), Torres Fontes y Calvo (1975), López Bermúdez et al., (1978), ICONA (1988), Romero Díaz y Maurandi Guirado, (2000), Conesa García y García García, (2003), y La Verdad (2006), entre otros. Se ha de mencionar que en esta relación se recogen tan solo las inundaciones que han tenido lugar en distintos puntos de la Región de Murcia, existiendo numerosas crecidas y avenidas de ríos y ramblas pero que no dieron lugar a inundaciones.

Como es lógico pensar, la información sobre inundaciones es más abundante y está mejor documentada, en los últimos siglos. De los siglos XII al XVI el número de inundaciones recopiladas es escaso, lo cual no quiere decir que no se produjeran. En el siglo XVII el número de sucesos de inundaciones es ya de 44, en el siglo XVIII de 43 y en los siglos XIX y XX de 53 y 59, respectivamente (FIGURA 2) . También se ha de tener en cuenta que en algunos años se han producido varios sucesos de inundaciones. En los dos últimos siglos se podría decir que han ocurrido, como promedio, una inundación cada dos años. Analizando el siglo XX por décadas, las décadas más desastrosas y en las que se registraron el mayor número de inundaciones fueron la década de 1920 a 1930 (con 13 episodios), seguida de la década de 1940 a 1950 (con 11 episodios) y las décadas de 1950 a 1960 y de 1980 a 1990 (con 6 episodios en cada una de ellas) (FIGURA 3). Respecto a la época del año en el que las inundaciones se dan con mayor frecuencia, es el otoño (con un 53.3%), siendo el mes de octubre en el que se registran el mayor número de ellas (con el 28% respecto al total anual) y las de consecuencias más devastadoras, tanto para el número de pérdidas humanas como por las pérdidas materiales (FIGURA 4).

FIGURA 2. REFERENCIAS DE INUNDACIONES POR SIGLOS EN LA REGIÓN DE MURCIA

FIGURA 2. REFERENCIAS DE INUNDACIONES POR SIGLOS EN LA REGIÓN DE MURCIA

FIGURA 3. INUNDACIONES POR DÉCADAS EN EL SIGLO XX

FIGURA 3. INUNDACIONES POR DÉCADAS EN EL SIGLO XX

FIGURA 4. FRECUENCIA MENSUAL DE LAS INUNDACIONES EN LA REGIÓN DE MURCIA

FIGURA 4. FRECUENCIA MENSUAL DE LAS INUNDACIONES EN LA REGIÓN DE MURCIA

 

Principales inundaciones sucedidas en la Región de Murcia

La primera riada, con nombre, es la de Santa Lucía, datada en 1143, aunque de ella no sabemos mucho más. La Riada de San Lucas, que es la que hasta ahora se consideraba la primera bautizada con el santo del día, fue especialmente desastrosa y tuvo lugar en 1545, destruyendo cientos de casas en Murcia e incluso motivó el cambio de emplazamiento de poblaciones como Alguazas o Alcantarilla hacia lugares más altos.

FIGURA 1. SUCESOS DE INUNDACIONES EN LA REGIÓN DE MURCIA

FIGURA 1. SUCESOS DE INUNDACIONES EN LA REGIÓN DE MURCIA

PLAZA DEL AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA EL 29 DE SEPTIEMBRE DE 1919.

PLAZA DEL AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA EL 29 DE SEPTIEMBRE DE 1919.

En el siglo XVII se produjeron dos riadas especialmente importantes por sus efectos y separadas entre sí tan solo por 2 años, la Riada de San Calixto en octubre de 1951 y la Riada de San Severo en noviembre de 1953. De la Riada de San Calixto cuentan las crónicas de la época que la huerta quedó convertida en un “pedazo de océano” y en ella perecieron más de un millar de personas, además de gran cantidad de cabezas de ganado. Tan sólo dos años después se producía la Riada de San Severo, aún más destructiva que la anterior, en la que fallecieron más de 250 personas (de una pobla- ción ya muy mermada), y de las 6.000 casas que tenía la huerta tan sólo quedaron 2.000.

En el siglo XVIII, entre las más desastrosas por el número de víctimas son de citar la Riada de San Leovigildo en junio de 1704, con numerosos muertos en la ciudad de Murcia y la Riada de San Pedro Regalado en octubre de 1775, también con un número elevado de pérdidas de vidas humanas en las vegas media y baja del Segura.

El siglo XIX comienza con la rotura de la presa de Puentes debida a unas lluvias muy intensas, teniendo lugar importantes inundaciones con consecuencias devastadoras aguas abajo de ella, llegándose a contabilizar 608 muertos en Lorca. El 14 de octubre de 1879 tuvo lugar la riada más famosa de la historia de Murcia, la Riada de Santa Teresa (aunque ya se produjera otra riada de Santa Teresa en 1602). El caudal que se registró en Murcia fue de 1.900 m 3 /s, y el número de muertos 761, junto a 22.000 animales y miles de barracas totalmente destruidas. El eco de la catástrofe murciana fue enorme, recibiéndose ayuda económica desde treinta y tres países (europeos, americanos, africanos y asiáticos), así como de todas las provincias españo- las y las colonias. Se estima que las precipitaciones caídas fueron del orden de los 500-600 l/m 2 y las áreas más dañadas fueron los núcleos de Lorca, Murcia y Orihuela, junto con sus terrenos de huerta adyacentes (Calvo et al., 2001).

Navegación

1 2 3 4 5