Estás en : El medio natural > Las inundaciones                        Mostrar menu
Las inundaciones

Capítulo II. El medio natural

Las inundaciones son uno de los riesgos naturales más frecuentes que tienen lugar en la Región de Murcia. El río Segura y sus principales afluentes, llámense ríos o ramblas, se caracterizan hidrológicamente por su irregularidad, alternándose enormes crecidas con inundaciones y acusados estiajes. Rogativas para que llueva y lamentos por las inundaciones son una constante en la historia de Murcia (Couchoud Sebastiá y Sánchez Ferlosio, 1984).

Las inundaciones

Página 4 de 5

1 2 3 4 5

DESEMBOCADURA DEL SEGURA EN LAS INUNDACIONES DE 1987. FOTO PAISAJES ESPAÑOLES

DESEMBOCADURA    DEL SEGURA EN LAS INUNDACIONES DE 1987. FOTO PAISAJES ESPAÑOLES

No obstante, pese a todas estas importantes obras, la regulación del río Segura estaba aún muy lejana y tras otras importantes avenidas e inundaciones en la cuenca, especialmente la avenida de 1973, se redactó otro plan de defensa contra avenidas en 1977 . Del estudio realizado con posterioridad a la construcción de los embalses del Cenajo y Camarillas, se determinaron como muy peligrosos los ríos Guada- lentín y Mula, y las ramblas del Cárcavo, Judío y Moro. En el plan de defensa de 1977, según su autor (Bautista Marín, 1989) se siguieron las mismas directrices del plan de 1886. No obstante, se han distinguido defensa de ciudades (encauzamiento de la rambla del Hondón para la defensa de.Cartagena: Acondicionamiento del río Guadalentín y rambla de Tiata para la defensa de Lorca y variante del río Segura a su paso por la ciudad Orihuela) y defensa de vegas (Acondicionamiento de los calanes del Reguerón y Paretón; presas del Romeral, Río Pliego, Los Rodeos, Moro, Cárcavo, Judio; encauzamientos del río Segura desde Murcia hasta Guardamar y del río Guadalentín aguas arriba y abajo de Lorca; Recrecimiento del embalse de Puentes y Trasvase del río Argos al río Quipar.

Después de las inundaciones de 1982 se creó, dentro de la Comisión Nacional de Protección Civil (1983), una Comisión Técnica de Emergencia para Inundaciones, elaborándose para cada cuenca un estudio de las inundaciones catastróficas y un mapa de riesgos potenciales. Pero será tras las inundaciones catastróficas de 1987, cuando las obras de defensa vuelven a cobrar un nuevo impulso y por Real Decreto Ley de 13 de noviembre de 1987, se señalaron las obras a realizar y las anualidades correspondientes para su finalización en 1992.

Las obras presupuestadas en esta ocasión fueron 23, que correspondían a 10 encauzamientos (5 de los cuales en el río Segura) y 13 presas. Algunas de estas obras ya estaban incluidas en el Plan de Defensa de 1977, pero otras eran nuevas. Los trece nuevos embalses con una capacidad de 178 hm 3 , aseguran que para un periodo de retorno de 50 años, por el cauce del río Segura no circularán caudales superiores a 400 m 3 /s. Para aumentar el periodo de retorno sería necesario construir embalses de mucha más capacidad, que por otra parte la topografía no permite. (Botía Pantoja, 1992).

En la actualidad, los encauzamientos previstos están todos realizados. Para acometer el encauzamiento del río Segura (terminado en 1994), éste se dividió en 5 tramos, desde la Contraparada hasta Guardamar, en una longitud de 88 kilómetros. El caudal proyectado ha sido de 400 m 3 /s (el anterior era de 120 m 3 /s), para lo que ha sido necesario aumentar la sección y realizar numerosas cortas de meandros, aumentando la pendiente y reduciendo su longitud total en un 30% (Botía Pantoja, 1992). La capacidad proyectada coincide con el caudal de avenida para un periodo de retorno de 50 años, una vez que estén en funcionamiento todos los embalses previstos. Los restantes encauzamientos corresponden a la rambla de Minateda en Albacete, desvío del Guadalentín en el Paretón, rambla del Hondón en Cartagena, Reguerón y canal aliviadero Argos-Quipar.

Las presas son las siguientes: La del Boquerón, Bayco, Los Charcos, Moro, Judio, Cárcavo y Algeciras se sitúan en las ramblas de igual nombre. El Romeral está situada en el río Guadalentín, próximo a Librilla. Puentes constituye una nueva presa (desestimándose el recrecimiento contemplado en el Plan de Defensa de 1977), y se ha construido inmediatamente aguas arriba de la presa anterior. La Cierva, en el río Mula se ha recrecido 6,5 m la antigua. Los Rodeos, en el río Mula, cerca de su confluencia con el Segura. Pliego y Doña Ana, situadas en el río Pliego, el afluente más peligroso del río Mula. Existen otros proyectos pero que aún no se han construido.

El plan tiene previsto, en una segunda fase, un conjunto de trabajos hidrológico-forestales (repoblaciones, obras de corrección de ramblas y barrancos, tratamientos de masas de vegetación degradadas e infraestructura viaria) y de conservación de suelos. Con las obras de corrección hidrológica (diques de mampostería o gaviones, albarradas y cadenas), se pretende disminuir las ondas de avenida y amortiguar sus efectos, tales como reducir los arrastres y el aterramiento de los embalses. Con la repoblación forestal de las cuencas se propicia una cubierta vegetal que reduzca la escorrentía y frene la erosión.

El plan tiene previsto, en una segunda fase, un conjunto de trabajos hidrológico-forestales (repoblaciones, obras de corrección de ramblas y barrancos, tratamientos de masas de vegetación degradadas e infraestructura viaria) y de conservación de suelos.

Acciones no estructurales

Entre las actuaciones importantes realizadas en la Cuenca del Segura para la prevención de las inundaciones ha sido la implantación del S.A.I.H (Sistema Automático de información hidrológica).

Se trata de un complejo sistema de sensores repartidos estratégicamente por toda la superficie de la cuenca y que suministran información en tiempo real de la situación hidrometeorológica e hidrológica. La recepción de la información se realiza mediante una red de radio en el centro de control de la cuenca, que es la Confederación Hidrográfica del Segura. Aquí, en un corto espacio de tiempo, se procesa toda la información recibida, pudiéndose aplicar modelos de predicción, e incluso modelos de gestión, para ayudar a la toma de decisiones. Entre los objetivos iniciales del SAIH están: la previsión y seguimiento de las avenidas, la optimización de la gestión de los recursos hídricos, la mejora y seguridad de las presas y la mejora de las bases de datos hidrometeorológicos e hidrológicos, tanto en cantidad como en calidad (Pedrero González, 1996). Respecto al primer objetivo mencionado, ante una inundación es imprescindible disponer, de forma rápida y segura, de información pluviométrica y foronómica de los ríos y ramblas principales, orientada a servir de ayuda para la predicción de avenidas y la anticipación de medidas para la protección contra sus efectos dañinos (Cabezas Calvo-Rubio, 1989).

Además, a partir de la puesta en funcionamiento del SAIH en la cuenca del Segura en 1986, se dispone de datos completos y fiables que, sin duda, serán muy beneficiosos para el conocimiento y la mejor explotación de los recursos hidráulicos.

Entre los objetivos iniciales del SAIH están: la previsión y seguimiento de las avenidas, la optimización de la gestión de los recursos hídricos, la mejora y seguridad de las presas y la mejora de las bases de datos hidrometeorológicos e hidrológicos, tanto en cantidad como en calidad (Pedrero González, 1996)

En situaciones de avenida, con posterioridad a su puesta en funcionamiento (julio y octubre de 1986, noviembre de 1987 y 1988, septiembre de 1989 y septiembre de 1997), el SAIH ha funcionado con buenos resultados en la cuenca del Segura. No obstante, hay que decir que un buen sistema de información hidrológica debe actuar conjuntamente con las necesarias obras de infraestructura, sin las cuales no se pueden regular los caudales circulantes (Herreras Espino, 1996).

Cuando, a pesar de realizar toda una serie de medidas estructurales, se siguen produciendo inundaciones, se hace necesario la creación de unas medidas complementarias que disminuyan o palien la magnitud de las pérdidas ocasionadas por ellas. Entre las actuaciones más recomendables de adaptación al riesgo están: la ordenación del territorio en relación con las zonas inundables, la creación de seguros y la elaboración o actualización de los planes de emergencia.

EMBALSE DE VALDEINFIERNO EN FUNCIONAMIENTO DESDE 1787. A PESAR DE HABER SIDO RECRECIDO SE ENCUENTRA TOTALMENTE COLMATADO DE SEDIMENTOS. IMAGEN OBTENIDA DE QUIK BIRD, 2003.

EMBALSE DE VALDEINFIERNO EN FUNCIONAMIENTO DESDE 1787. A PESAR DE HABER SIDO RECRECIDO SE ENCUENTRA TOTALMENTE COLMATADO DE SEDIMENTOS. IMAGEN OBTENIDA DE QUIK BIRD, 2003.

EMBALSE DEALGECIRAS, CONSTRUIDO RECIENTEMENTE EN LA RAMBLA MARGOSA DEL MISMO NOMBRE CON FINALIDAD DE LAMINACIÓN DE AVENIDAS . IMAGEN OBTENIDA DE QUIK BIRD, 2003.

EMBALSE DEALGECIRAS, CONSTRUIDO RECIENTEMENTE EN LA RAMBLA MARGOSA DEL MISMO NOMBRE CON FINALIDAD DE LAMINACIÓN DE AVENIDAS . IMAGEN OBTENIDA DE QUIK BIRD, 2003.

EMBALSE DE PUENTES EN EL RÍO GUADALENTÍN. LA PRIMERA PRESA QUE SE CONSTRUYÓ EN LA CUENCA EL SEGURA. OBSÉRVESE QUE LA PRESA ACTUAL, RECIENTEMENTE CONSTRUIDA, SE ENCUENTRA INMEDIATAMENTE AGUAS ARRIBA DE LA ANTIGUA . IMAGEN OBTENIDA DE QUIK BIRD, 2003.

EMBALSE DE PUENTES EN EL RÍO GUADALENTÍN. LA PRIMERA PRESA QUE SE CONSTRUYÓ EN LA CUENCA EL SEGURA. OBSÉRVESE QUE LA PRESA ACTUAL, RECIENTEMENTE CONSTRUIDA, SE ENCUENTRA INMEDIATAMENTE AGUAS ARRIBA DE LA ANTIGUA . IMAGEN OBTENIDA DE QUIK BIRD, 2003.

Navegación

1 2 3 4 5