Estás en : El medio natural > Sismicidad                        Mostrar menu
Sismicidad

Capítulo II. El medio natural

Los seísmos, sismos o más comúnmente conocidos como terremotos, son sacudidas que se producen en la litosfera, como consecuencia de una liberación de energía que tiene lugar a una profundidad generalmente inferior a 400 km. Estos fenómenos geológicos ponen de manifiesto que nuestro planeta Tierra no está frío en su interior, sino que experimenta un dinamismo, aunque tal muestra de “vitalidad” ocasione efectos no deseados a sus pobladores, tales como enormes daños en sus bienes o incluso la pérdida de sus propias vidas.

No se puede, hasta ahora, predecir los terremotos temporalmente; pero sí es posible intuir dónde se pueden producir espacialmente, ya que existen unas zonas sismotectónicas más vulnerables a ellos; por tanto sí que se pueden prevenir y en ese sentido hay que guardar las normas constructivas adecuadas, con el fin de conseguir que sus efectos catastróficos sean lo más aminorados posibles.

Sismicidad

Página 1 de 3

1 2 3

La Península Ibérica está situada en la parte occidental de la placa Euroasiática y su zona sur coincide con el borde de esta placa y la Africana. Existen dos tipos de tensiones: un movimiento dextral a lo largo de la falla Azores-Gibraltar y otro frontal en el que colisionan Eurasia y África, con tendencia a meterse la segunda bajo la primera.

En relación con el resto de España, la Región de Murcia presenta una sismicidad media a alta, considerada la península Ibérica como de sismicidad moderada.

La mayoría de los focos sísmicos de las Cordilleras Bética son superficiales (inferior a 60 km), aunque existen algunos profundos (600 km) en las proximidades de Granada, que se pusieron de manifiesto en varios terremotos ocurridos en 1954, uno de ellos con magnitud 7. En la Región de Murcia, la mayoría se sitúan entre 5 y 10 km. de profundidad; la magnitud máxima generalmente está comprendida entre 5 y 6.

El ITGE realizó, en 1993, el "Mapa neotectónico, sismotectónico y de actividad de fallas de la Región de Murcia" y en 1995 el “Atlas Inventario de Riesgos Naturales de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia”; en ambos participó el autor del pre- sente trabajo y han servido de base para redactar este capítulo.

FIGURA 1. MAPA SISMOTECTÓNICO DE LA REGIÓN DE MURCIA (IBARGUEN Y RODRÍGUEZ ESTRELLA, 1996, ACTUALIZADO).

FIGURA 1. MAPA SISMOTECTÓNICO DE LA REGIÓN DE MURCIA (IBARGUEN Y RODRÍGUEZ ESTRELLA, 1996, ACTUALIZADO).

Zonas sismotectónicas

Hay una relación muy directa entre sismicidad y fallas profundas, en especial en aquellas zonas de intersecciones tectónicas (FIGURA 1) . Los epicentros sísmicos se suelen encontrar en estas zonas y muchas veces están alineados; a estos lugares se denominan zonas sismotectónicas y en la Región de Murcia se consideran que las constituyen las siguientes fallas: Falla de Alhama de Murcia (FAM), Falla de Cádiz-Alicante (FCA),

Falla de la Vega Alta del Río Segura, Falla de Sierra de la Puerta, Falla NorBética (FNB), Falla de Jumilla-Diapiro de la Rosa y Falla de Murcia- Cartagena (podría ser la continuación hacia el Sur de la Falla de la Vega Alta del Segura). Otras zonas sismotectónicas de menor relevancia, aunque dignas de tener en cuenta, son: Falla de la Rambla de Tarragoya, en el Oeste de Caravaca, Falla de Cieza-Diapiro de la Rosa y Zona Litoral.

Sismicidad histórica

La sismicidad suele dividirse en histórica e instrumental, señalando aproximadamente el comienzo del siglo XX como límite entre ambas. Según Ibargüen y Rodríguez Estrella (1996), en la Regíon de Murcia existen noticias sobre destrucciones concretas causada por terremotos desde 1579. Una breve reseña árabe informa sobre un suceso muy importante ocurrido en el año 1048, con una localización peor definida. Aún más vagas son las noticias de origen romano.

FIGURA 2. TERREMOTO DEL 3 -4-1931 EN LORQUÍ. LAS MUJERES TUVIERON QUE HACER SUS LABORES EN LA CALLE. FOTO AYTO. DE LORQUÍ.

FIGURA 2. TERREMOTO DEL 3 -4-1931 EN LORQUÍ. LAS MUJERES TUVIERON QUE HACER SUS LABORES EN LA CALLE. FOTO AYTO. DE LORQUÍ.

Picture
FIGURA 4. TERREMOTO DEL 3 -4-1931 EN LORQUÍ. CASAS DE ADOBES DESTRUIDAS. FOTO AYTO. DE LORQUÍ.

FIGURA 4. TERREMOTO DEL 3 -4-1931 EN LORQUÍ. CASAS DE ADOBES DESTRUIDAS. FOTO AYTO. DE LORQUÍ.

Terremoto de 1048

En este año tuvo lugar un terremoto de grandes dimensiones, entre Orihuela y Murcia; tal como se deduce de la descripción que hace el geógrafo árabe Al-Udrí. El terremoto debió de aproxi- marse a una intensidad X.

Sucesos de 1579 y 1674 en Lorca

El 3 de febrero de 1579 tuvo lugar un terremoto de intensidad VIII, pero fue mayor el ocurrido en 1674, de grado IX, el único que se sepa haya producido decenas de muertos, con- cretamente 40.

Terremotos del siglo XVIII

El gran terremoto de Lisboa, de 1 de enero de 1755, de intensidad X, se sintió dentro de la Región de Murcia con intensidad VI en Lorca y Pliego, durante casi 10 minutos. Por otro lado, el terremoto de grado X que destruyó la plaza de Orán se sintió con grado V en Cartagena, junto con un tsunami que elevó las aguas 6 pies.

Los terremotos de Torrevieja

La secuencia de terremotos ocurridos en Torrevieja, durante la primera mitad del sigo XIX, constituyen el hecho bien conocido más importante de carácter sísmico que haya afectado a Murcia. Este terremoto fue de intensidad X y en Murcia se produjeron grietas y desprendimientos en la catedral y otras iglesias, así como en Cartagena se decretó un reconocimiento general de todas las construcciones.

Segunda mitad del Siglo XIX

Se produjeron períodos sísmicos cul- minados con grado VI en Alhama de Murcia (1855) y Archena-Ceutí (1883), así como grado VI en Alhama (1864) y Yecla (1896). Sólo se conoce la muerte de un hombre por colapso de una cueva en Zancarrones (1855).

FIGURA 3. TERREMOTO DEL 3 -4-1931 EN LORQU Í. LA POBLACIÓN TUVO QUE VIVIR FUERA DE SUS CASAS, EN TIENDAS DE CAMPAÑA. FOTO AYTO. DE LORQUÍ.

FIGURA 3. TERREMOTO DEL 3 -4-1931 EN LORQU Í. LA POBLACIÓN TUVO QUE VIVIR FUERA DE SUS CASAS, EN TIENDAS DE CAMPAÑA. FOTO AYTO. DE LORQUÍ.

Sismicidad instrumental

En 1899, se instaló el primer sismógrafo en España, por lo que a partir de entonces se puede hablar de magnitud de los sismos. También se ha podido afinar la localización del epicentro; hasta hace poco la precisión era superior a 3 km, pero, ahora, debido a un aumento de la Red Sísmica Nacional, se puede determinar con bastante exactitud los epicentros, sobre todo en nuestra región, donde los terremotos son muy superficiales y además se han colocado varios acelerómetros.

Durante la primera mitad del siglo XX, se han producido algunos terremotos de magnitud 5 que han dado lugar a intensidades de VII e incluso VIII. El período sísmico más notable se inició el 21 de marzo de 1911 con un grado de intensidad de VIII en las Torres de Cotillas; repitió la misma intensidad en Lorquí el 3 de Abril y continuaron las vibraciones hasta el 18 de Junio. En la misma comarca se registraron grados VII el 2 de enero de 1917 en las Torres de Cotillas y el 3 de septiembre de 1930 y 3 de abril de 1931 en Lorquí (FIGURAS 2, 3 Y 4) . También en Yecla, el 27 de enero de 1931 tuvo lugar un terremoto de magnitud 4 y de intensidad VI-VII.

El más reciente de grado VIII catalogado en la Región de Murcia se produjo en Cehegín el 23 de junio de 1948; los daños en las viejas y mal construidas casas fueron tales que hubo que derribar un pequeño barrio por completo.

 

 

 

Navegación

1 2 3