Estás en : La organización del territorio: Las comarcas > El Noroeste                        Mostrar menu
El noroeste

Capítulo IV. La organización del territorio: las comarcas

La comarca del Noroeste con 2.386,9 km 2 -la quinta parte de la Región- (Fuentes Zorita y Calvo García-Tornell, 1982 ; Morales Gil, 1991), tiene dos municipios grandes: Moratalla y Caravaca; dos medianos: Cehegín y Calasparra; y uno pequeño: Bullas (TABLA 1) . El medio es de transición entre sierras y vegas, por el encuadre entre las unidades de Cazorla y Segura y las cuencas surorientales del Segura y Guadalentín, con un clima húmedo y fresco que explica unos asentamientos ni serranos ni de vega, el aprovechamiento forestal, el cerealista y hasta el regadío en fondos de valle.

El Noroeste

Página 5 de 7

1 2 3 4 5 6 7
FIGURA 14. EVOLUCIÓN DE LAS VIVIENDAS LIBRES INICIADAS (1998 2004)

FIGURA 14. EVOLUCIÓN DE LAS VIVIENDAS LIBRES INICIADAS (1998 2004)

NÚCLEO URBANO DE BULLAS. OBTENIDO DE LA IMAGEN DE QUIK BIRD DE 2003.

NÚCLEO    URBANO DE BULLAS. OBTENIDO DE LA IMAGEN DE QUIK BIRD DE 2003.

Las actividades industriales

En el siglo XVIII, la industria se mantuvo en estructuras gremiales, con textiles, tejedores, tintoreros, bataneros, pañería... en Caravaca, donde se emplazaba una cuarta parte de los activos del sector, molinos en Caravaca y Cehegín, y almazaras repartidas. Un siglo después se difundió la manipulación de alimentos y telares y surgieron los curtidos.

Hoy el predominio corresponde a las industrias extractivas, alimentarias y al calzado. Las primeras se basan en la explotación de la caliza marmórea o roca ornamental, de las que existen unas cuarenta variedades, destinadas a la construcción y exportación.

En el siglo XIX se consolidaron las alpargaterías en Cehegín y Caravaca, aunque la competencia del yute y la goma les llevó a la crisis en 1930; los reavivó la postguerra -en los años cuarenta concentraron a dos terceras partes de la actividad- hasta que la liberalización económica de 1959 los hundió. La sustitución correspondería a las industrias agroalimentarias, que prevalecieron hasta los años setenta, absorbiendo al 85% del empleo industrial (Espejo Marín, 2002). Desde en tonces, el tejido productivo se ha basado en el calzado, Caravaca, y la piedra natural, Cehegín (Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Murcia, 1996), sobre una estructura empresarial reducida, aunque en Bullas, conserveras, y Cehegín, extractivas, las mayoritarias tienen más de cincuenta empleados.

Hoy el predominio corresponde a las industrias extractivas (FOTO 9) , alimentarias y al calzado. Las primeras se basan en la explotación de la caliza marmórea o roca ornamental, de las que existen unas cuarenta variedades, destinadas a la construcción y exportación (Molina Ruiz y Tudela Serrano, 1999). Con 68 empresas la concentración es total en Cehegín -la tercera parte de las regionales- y Caravaca. Representan el 26% de las explotaciones del sector minero de la Región, y más de la tercera parte de las nacionales de caliza marmórea. Pero las activas son 32, debido a la tendencia descendente, la quinta parte de las existentes en la Comunidad, cuya producción representa el 3,5% de la minera estatal, y cerca del 15% de la caliza marmórea. Generan 204 em pleos -el 17,5% correspondiente de la Comunidad-, pero sólo 161 reales -13,3% del sector minero murciano-, si bien es alta la cantidad de indirectos. La transformación se realiza en empresas de entre 25 y 100 trabajado res (MARSA, 1991), y la formación la aporta la Asociación de Fabricantes de Mármol y de la Piedra de la Región de Murcia (MARSA) y el Centro Tecnológico del Mármol (Instituto de Fomento de la Región de Murcia, 1992)(TABLA 8) .

 

FOTO 9. CANTERA EN BULLAS. FOTO PAISAJES ESPAÑOLES.

FOTO 9. CANTERA EN BULLAS. FOTO PAISAJES ESPAÑOLES.

 

NÚCLEO URBANO DE CALASPARRA. OBTENIDO DE LA IMAGEN DE QUIK BIRD DE 2003.

NÚCLEO    URBANO DE CALASPARRA. OBTENIDO DE LA IMAGEN DE QUIK BIRD DE 2003.

En la industria alimentaria resaltan la conservera, vitivinícola y cárnica (Sanz Cañada, 1990). La primera, afectada por la crisis del sector en las dos últimas décadas en toda la Comunidad, ha visto reducirse a las industrias de veintiocho a siete grandes empresas. Las de alimentación y bebidas (la décima parte de las re gionales) aportan cerca de la cuarta parte a la actividad industrial de la comarca, con procesos y entidad empresarial que incorporan rasgos de innovación, aunque más de la mitad tienen menos de cuatro empleados, mientras las que disponen de más de cien y menos de quinientos son poco más del 1%.

En la fabricación de aceite de oliva se padece una mínima dimensión y tecnología obsoleta, y en la elaboración y crianza de vinos un acusado minifundismo, aunque resalta la creciente exportación desde el principal centro, Bullas, que ha con seguido la Declaración de Denominación de Origen Bullas. En sacrificio de ganado y preparación de carne las industrias son artesanales, y también en fabricación de queso (Calasparra y Bullas).

Hay 93 empresas de cuero y calzado, concentradas en Caravaca (82%). Y fruto de la diversificación industrial reciente resaltan otras actividades (Serrano Martínez, 1988). La dimensión forestal ha distribuido el aserrado y preparación industrial, base de otras 73 empresas de elaboración de mobiliario de madera (el 13% de las censadas en la Comunidad), con 18 respectivas en Caravaca y Moratalla, y 15 en Calasparra. Otras 58 industrias metálicas -4,3% de las regionales- están repartidas. En productos minerales no metálicos las 91 empresas -el 14% a escala regional- están con centradas, -entre Caravaca y Cehegín acaparan el 83%-. En construcción de maquinaria y equipo mecánico las 13 existentes -el 3% de las regionales- son reducidas, cuatro o menos trabajadores. Las siete industrias químicas -el 2% del total sectorial de la Comunidad- están en Cehegín y Caravaca. La docena de actividades de transformación de caucho y plástico -el 4,5% de la actividad regional-, localizadas en Caravaca, son poco complementarias. Las de papel y artes gráficas -el 3,4% de las regionales- colocan a Caravaca como centro (12). Las seis de equipo eléctrico, electrónico y óptico sólo alcanzan el 2% de las regionales. Las manufactureras diversas se acercan a las 650 -casi el 8% de la actividad del sector en Murcia-, pero muy localizadas en Caravaca (283).

Y el textil y la confección llegan a 46 empresas (7% de la Comunidad), con un nuevo dominio de Caravaca (29) (TABLA 9) .

TABLA 8. EVOLUCIÓN DE LOS PRINCIPALES RASGOS DEL SECTOR MINERO (2002 2004)  

MUNICIPIO

 

EXPLOTACIONES

 

EXPLOTACIONES ACTIVAS

 

PRODUCCIÓN (KTM)

 

Nº OBREROS

 

 

2002

2003

2004

2002

2003

2004

2002

2003

2004

2002

2003

2004

BULLAS

1

1

1

1

1

1

189

191

210

3

4

4

CALASPARRA

8

-

5

2

-

1

104

-

13

12

-

2

CARAVACA DE LA CRUZ

16

16

16

6

5

4

203

259

218

20

19

14

CEHEGÍN

36

36

36

23

24

22

332

379

472

101

121

127

MORATALLA

10

10

10

4

4

4

145

149

117

14

15

14

MURCIA

259

264

262

153

157

149

24.053

27.455

29.182

1.022

1.166

1.187

FUENTE: CONSEJERÍA DE INDUSTRIA Y MEDIO AMBIENTE. DIRECCIÓN GENERAL DE INDUSTRIA, ENERGÍA Y MINAS.

 

TABLA 9. INVERSIÓN INDUSTRIAL POR SECTORES 2004 (MILES DE EUROS)

 

 

TOTAL   INDUSTR. EXTRACT.

ALIMENT., BEBIDAS
Y TABACO

INDUSTRIA QUÍMICA

INDUST. TRANSFOR.
METALES Y

RESTO MANUFACT.

PRODUC. DISTRIB. ENERG. ELÉC. GAS CONSTRUC. MAQUIN.

CONSTRUCCIÓN

COMERC.
REPARACIONES
Y AGUA

OTROS

BULLAS

3.728,7    -

-

-

-

-

-

3.690,9

37,8

-

CALASPARRA

983,0    -

736,5

-

-

-

-

144,8

101,7

-

CARAVACA DE LA CRUZ

3.379,8    -

2.540,6

-

83,4

518,5

-

175,4

29,7

32,2

CEHEGÍN

355,1    -

-

-

-

133,4

-

221,7

-

-

MORATALLA

30,3   -

-

-

-

-

-

8,1

22,1

-

MURCIA

437.651,9    -

92.778,7

81.105,7

42.840,8

53.506,9

75.392,0

46.724,5

13.375,1

31.928,1

FUENTE: CONSEJERÍA DE INDUSTRIA Y MEDIO AMBIENTE. DIRECCIÓN GENERAL DE INDUSTRIA, ENERGÍA Y MINAS.

 

 

Navegación

1 2 3 4 5 6 7