Estás en : El medio humano > La agricultura                        Mostrar menu
La agricultura

En conjunto, las tierras de cultivo en la Región de Murcia ascienden a 606.019 Ha, lo que supone el 53’5% de la superficie regional; cifra que encubre realidades bien distintas, que van desde sectores muy intensivamente aprovechados a amplios espacios cultivados ocasionalmente e incluso abandona dos (MAPA 1) . Por su parte, el terreno forestal ocupa el 24’3% y los sectores de espartizal o improductivos suman un 17%, incluyendo una fracción mínima dedicada a prados y pastizales. Los caracteres climáticos introducen de antemano, en este ámbito, una diferenciación esencial entre espacios de cultivo en secano y regadíos, de manera que estos últimos, que ocupan un 32% del espacio cultivado, son el eje fundamental de la actividad agraria murciana (FIGURA 1) .

La agricultura

Página 4 de 6

1 2 3 4 5 6
FIGURA 6. EL DECLIVE DE LOS SECANOS Y EL PROGRESO Y POSTERIOR ESTANCAMIENTO DEL REGADÍO ESTÁN DIRECTAMENTE RELACIONADOS CON LAS DISPONIBILIDADES HÍDRICAS REGIONALES. FUENTE: CONSEJERÍA DE AGRICULTURA Y AGUA DIRECCIÓN GENERAL DE INDUSTRIAS Y ASOCIACIONISMO AGRARIO. ANUARIO DE ESTADÍSTICA AGROALIMENTARIA DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA, AGUA Y PESCA.

FIGURA 6. EL DECLIVE DE LOS SECANOS Y EL PROGRESO Y POSTERIOR ESTANCAMIENTO DEL REGADÍO ESTÁN DIRECTAMENTE RELACIONADOS CON LAS DISPONIBILIDADES HÍDRICAS REGIONALES. FUENTE: CONSEJERÍA DE AGRICULTURA Y AGUA DIRECCIÓN GENERAL DE INDUSTRIAS Y ASOCIACIONISMO AGRARIO. ANUARIO DE ESTADÍSTICA AGROALIMENTARIA DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA, AGUA Y PESCA.

FOTO 7. LA CONQUISTA DE LOS PIEDEMONTES JUNTO A LAS HUERTAS TRADICIONALES MEDIANTE ELEVACIÓN DE AGUAS. PLANTACIÓN DE NARANJOS PREVIO ABANCALAMIENTO. HUERTA DE MURCIA, AÑOS

FOTO 7. LA CONQUISTA DE LOS PIEDEMONTES JUNTO A LAS HUERTAS TRADICIONALES MEDIANTE ELEVACIÓN DE AGUAS. PLANTACIÓN DE NARANJOS PREVIO ABANCALAMIENTO. HUERTA DE MURCIA, AÑOS SETENTA. FOTO INC

MAPA 2. EL REGADÍO Y SUS ORIENTACIONES PRODUCTIVAS EN MURCIA. FUENTE CORINE LAND COVER

MAPA 2. EL REGADÍO Y SUS ORIENTACIONES PRODUCTIVAS EN MURCIA. FUENTE CORINE LAND COVER

La variedad de los territorios en riego

La antigüedad de su implantación, el diverso origen de las aguas empleadas, su abundancia o escasez, la aplicación de técnicas más o menos avanzadas y la orientación productiva, permiten diferenciar claramente dentro del territorio de la Región de Murcia varios tipos de espacios regados. Todos ellos, sin embargo, participan de la característica común de ser ámbitos fuerte mente contrapuestos al secano, donde la presencia de agua permite poner en valor otros elementos del clima (temperaturas, insolación-luminosidad) muy favorables a la obtención de altas rentabilidades en la actividad agrícola (MAPA 2).

Su desarrollo, desde una perspectiva histórica, ha estado directamente ligado a los avances técnicos en la obtención y el manejo del agua, interpretada secularmente como el recurso que permite abandonar la inseguridad y pobreza de las cosechas del secano y, más tarde, como la condición indispensable para la producción masiva de nuevos productos comercializables en ámbitos cada vez más amplios (FIGURA 6) .

Tradicionalmente, el riego ha tenido la función de asegurar cosechas abundantes, básicamente del mismo tipo que las del secano, y se extiende progresivamente en un proceso milenario por los valles fluviales, alcanzando su máximo desarrollo junto a los cauces con aguas permanentes y en particular el Segura.

FOTO 9.- C OMPETENCIA POR EL USO DEL SUELO. INSTALACIONES INDUSTRIALES OCUPANDO ANTIGUAS PARCELAS DE CULTIVO EN EL MUNICIPIO DE BENIEL. (FOTO F. CALVO).

FOTO 9.- C OMPETENCIA POR EL USO DEL SUELO. INSTALACIONES INDUSTRIALES OCUPANDO ANTIGUAS PARCELAS DE CULTIVO EN EL MUNICIPIO DE BENIEL. (FOTO F. CALVO).

FOTO 8. DESARROLLO DE LA URBANIZACIÓN SOBRE ESPACIOS DE REGADÍO TRADICIONAL (HUERTA DE MURCIA), LAS VIVIENDAS, QUE YA NO SON CENTROS DE LA EXPLOTACIÓN, SE INTERCALAN EN EL PARCELARIO O SIGUEN LAS VÍAS DE COMUNICACIÓN SUSTITUYENDO EL SUELO DE CULTIVO. (FOTO F. CALVO)

FOTO 8. DESARROLLO DE LA URBANIZACIÓN SOBRE ESPACIOS DE REGADÍO TRADICIONAL (HUERTA DE MURCIA), LAS VIVIENDAS, QUE YA NO SON CENTROS DE LA EXPLOTACIÓN, SE INTERCALAN EN EL PARCELARIO O SIGUEN LAS VÍAS DE COMUNICACIÓN SUSTITUYENDO EL SUELO DE CULTIVO. (FOTO F. CALVO)

FOTO 10. NUEVOS REGADÍOS EN LA CUENCA DE MULA. FOTO PAISAJES ESPAÑOLES.

FOTO    10. NUEVOS REGADÍOS EN LA CUENCA DE MULA. FOTO PAISAJES ESPAÑOLES.

Se trata de acondicionamientos a escala local, articulados a partir de pequeñas presas de derivación (azudes) de las que parten acequias que riegan reducidos sectores y acaban devolviendo sus sobrantes al río. Tan sólo en el tramo final del Segura en Murcia, donde la amplitud de la llanura fluvial lo permite, se instala un sistema complejo que incorpora el drenaje y reutilización, el riego con “aguas vivas” y “aguas muertas”, que singulariza la huerta de Murcia y su continuación hacia el mar ya en la provincia de Alicante (Calvo, 1982) .

Junto al conjunto de huertas abastecidas por el Segura, otros cauces menores y peor dotados permiten crear sectores en riego más reducidos, como el Guadalentín en Lorca o el Mula en la cuenca de su nombre. Con la elevación de aguas subterráneas muy próximas a la superficie se crean también minúsculas áreas regadas allí donde es posible, dando lugar a paisajes hoy prácticamente desaparecidos donde las norias de sangre y los molinos de viento siembran el terrazgo, como fue el caso del Campo de Cartagena.

Muy limitadas las posibilidades de ampliar el riego por los medios hidráulicos tradicionales hasta el inicio del siglo XX, éstos ocupan superficies muy modestas, unas 30 mil hectáreas en 1860 y 57'5 en 1910 (Pérez Picazo, 2000). Pero ya, desde los últimos años del siglo XIX, se aborda de forma casi simultánea la regulación de la cuenca mediante la construcción de embalses, la elevación de caudales sustituyendo los artefactos tradicionales (aceñas, algaidones, ceñiles o norias de sangre) por motobombas o motores eléctricos y la instalación de pequeñas centrales de energía hidroeléctrica, principalmen te a lo largo del Segura y sus afluentes de cabecera (FOTO 7).

Un intenso programa de obra pública, que de forma intermitente se desarrolla a lo largo de toda la centuria, consigue dotar la cuenca segureña con el mayor número de embalses del mundo en relación a sus dimensiones y caudal, genera un intenso aprovechamiento de los recursos subterráneos y culmina en la aportación de caudales foráneos ya en el octavo decenio del siglo, mediante el Trasvase Tajo-Segura.

Los espacios en riego pueden mul tiplicar así su extensión por 3'5 respecto a las cifras de principio del siglo y reorientan sus producciones hacia la comercialización tanto en el resto de España como en el extranjero, convirtiéndose en un potente motor de actividades complementarias e inducidas (manipulación, transformación, comercialización, transporte, tecnología) que acompañan el cambio agrícola convirtiendo a esta actividad en el eje de un importante desarrollo económico en la Región de Murcia.

Evolución de los espacios regados

TABLA 1. LA NECESARIA INNOVACIÓN Y REORIENTACIÓN EN LA AGRICULTURA REGIONAL TIENE UNA DE SUS MANIFESTACIONES EN EL DESARROLLO DE LA AGRICULTURA ECOLÓGICA.

 

 

REGIÓN DE MURCIA

ESPAÑA

 

2001

2002

2003

2004

2004

 

 

 

 

 

 

SUPERFICIE AGRICULTURA ECOLÓGICA

9,171.27

10,777.17

15,017.83

16,961.48

430,900.38

SUPERFICIE EN CONVERSIÓN

2,460.97

7,296.13

4,607.98

2,377.25

226,014.87

SUPERFICIE 1º AÑO EN PRÁCTICAS

5,383.71

2,908.17

957.23

2,097.22

76,267.12

 

 

 

 

 

 

TOTAL SUPERFICIE CALIFICADA

17,015.95

20,981.47

20,583.04

21,435.95

733,182.37

TIERRAS DE CULTIVO

606000.0

606000.0

606000.0

605,839

25,175,260

REPRESENTACIÓN

2.8

3.5

3.4

3.5

2.9

Los cambios agrarios generados a lo largo de la última centuria han supuesto notables variaciones en el mapa agrícola tradicional, que van desde el declive rápido de los regadíos más antiguos a la expansión de los llamados “nuevos regadíos” y al rápido desarrollo de sectores con cultivos protegidos con diversos procedimientos que se singularizan netamente en el paisaje .

Los regadíos tradicionales, como las huertas de Murcia, Lorca, Mula o el rosario de pequeños sectores que conforman la denominada Ve ga Alta del Segura, en conjunto se caracterizan por el reducido tamaño de sus explotaciones, una auténtica situación de “microfundio” que dificulta la consecución de volúmenes de producción importantes así como las posibilidades de modernización y mejora. Los antiguos sistemas de riego aplicados no son, por otra parte, los más idóneos. Su declive es ya apreciable al iniciarse la segunda mitad del siglo XX y se acentúa extraordinariamente al entrar en funcionamiento los “nuevos regadíos” con aguas subterráneas o trasvasadas, a partir del final de la década de los sesenta.

Ante esta situación, en algunos casos, se ha reaccionado modernizándolos (Gómez, 1997) como ha ocurrido en los regadíos de la cuenca de Mula, pero en aquellos emplazados junto a núcleos de fuerte dinamismo demográfico, el crecimiento urbano absorbe el suelo agrícola rápidamente creando un paisaje de urbanización difusa, espacios abandonados y sectores aún en cultivo, muy evidente en la huerta alrededor de la ciudad de Murcia pero que también se esboza en Lorca o Cieza (FOTOS 8 Y 9).

Navegación

1 2 3 4 5 6