La cartografía actual: topográfica, ortofotos e imágenes de satélite

Capítulo I.Cartografía

La cartografía es una ciencia muy antigua cuyo fin es ofrecer una representación gráfica fiable del territorio ; mostrar de forma reducida, sintética y esquemática una realidad compleja e incluso a veces difícilmente abarcable, y a través de ello obtener una mejor comprensión de los fenómenos de la Tierra, su localización, tamaño y distribución. A través de la consulta de un mapa, de un solo golpe de vista, podemos comprender mejor rea lidades que antes resultaban confusas e inco nexas. Se trata por tanto de una poderosa herra mienta de comunicación.

 

La cartografía actual: topográfica, ortofotos e imágenes de satélite

Página 1 de 10

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Los mapas deben ser, sobre todo, documentos fiables. En ellos los objetos geográficos no pueden simplemente estar dibujados de forma aproximada o indicativa, sino que su representación debe guardar la máxima similitud posible con su correspondiente del mundo real. La representación fiel y proporcionada de las dimensiones y distancias entre aquellos es algo fundamental, y esa preocupación por la calidad geométrica y la precisión ha propiciado el desarrollo a lo largo de la historia de sucesivas y crecientemente complejas técnicas para medir, calcular y representar la superficie de la Tierra.

Algunos conceptos básicos

La escala

Los mapas son documentos intuitivos y la mayor parte de su información está accesible para cualquiera de nosotros sin necesidad de unos cono cimientos especiales. Sin em bargo es conveniente repasar algunos conceptos e ideas que pueden resultar de utilidad a sus usuarios:

Todo mapa es una representación reducida de la realidad, y siempre existe una proporción constante en toda su superficie entre el tamaño real de los objetos originales y el de su representación en él. La escala del mapa es esa relación y suele nombrarse como una fracción (1/200.000, 1/5.000, etc.). Cuanto mayor sea el denominador, menor será la escala y consecuentemente el grado de detalle con que se representa el territorio; e inversamente, mayor será la superficie representada. (FIGURA 1)

FIGURA 7: REPRESENTACIÓN A DISTINTAS ESCALAS TOMANDO COMO BASE UN MISMO PUNTO.

FIGURA 7: REPRESENTACIÓN A DISTINTAS ESCALAS TOMANDO COMO BASE UN MISMO PUNTO.

FIGURA 2: REPRESENTACIÓN DE LAS COORDENADAS GEOGRÁFICAS (LONGITUD Y LA77TUD) DE UN PUNTO.

FIGURA 2: REPRESENTACIÓN DE LAS COORDENADAS GEOGRÁFICAS (LONGITUD Y LA77TUD) DE UN PUNTO.

La longitud y latitud

De forma universal, cualquier punto de la superficie terrestre puede designarse a través de su latitud y su longitud.

La latitud representa la distancia al Ecuador del punto designado, y lo hace como una medida angular. Es decir, se expresa en grados, minutos y segundos al Norte o al Sur. Todos los puntos que se encuentran a la misma latitud forman un paralelo. Los trópicos de Cáncer (en el Hemisferio Norte) y Capricornio (en el Sur) y los círculos polares Ártico y Antártico no son sino paralelos determinados por las condiciones en que llega la luz solar a la Tierra a lo largo de las estaciones.

La longitud sirve para representar la posición Este-Oeste. Análogamente a los paralelos, los meridianos son las líneas de igual longitud, es decir, que unen en línea recta ambos polos sobre la superficie terrestre. A falta de un criterio geográfico más relevante, hasta el s. XIX no hubo un acuerdo sobre qué punto debería determinar el origen de las longitudes, si bien la mayor parte de la cartografía lo establecía en el extremo Oeste de la isla del Hierro (Tenerife), ya que hasta el descubrimiento de América éste era considerado el punto más occidental del mundo conocido. Posteriormente, en 1884 una conferencia internacional adoptó el criterio, igualmente arbitrario, de considerar la línea que une los dos polos pasando por el Real Observatorio de Greenwich (Londres, Reino Unido) el meridiano cero y origen de los husos horarios. No obstante, en España la cartografía realizada con anterioridad a 1970 consideraba como meridiano cero el que pasaba por Madrid. (FIGURA 2)

Las proyecciones cartográficas

Para producir los mapas y otros productos cartográficos necesitamos trasladar la superficie terrestre, que es curva, a un soporte plano, sobre el cual se representa. Para ello se utilizan las proyecciones cartográficas. Existen muchas proyecciones distintas, pero suelen ser variantes de alguna de estas: (FIGURA 3)

En cualquier proyección, la fiabilidad es máxima en el punto o líneas de tangencia del plano con la superficie del esferoide, pero al alejarnos se producen deformaciones cada vez mayores; por eso es inevitable la existencia de distorsiones en el mapa final. La elección de una u otra proyección depende de factores como cuánta superficie representar (continentes, provincias, unos pocos kilómetros cuadrados), en qué zona de la Tierra estamos trabajando, cual va a ser el uso del mapa, etc.

En el caso de esta publicación, como en el de la mayor parte de los productos cartográficos de cierto detalle que podemos encontrar en todo el mundo, la proyección elegida es la Universal Transversal Mercator (UTM), derivada de la cilíndrica.

El sistema UTM tiene la peculiari dad de que no consiste en una única proyección para todo el globo, sino que se realizan múltiples proyeccio nes, 60 en total, y se aprovecha de cada una de ellas solamente la superficie en que la distorsión es nula o muy pequeña. Esta porción, que abarca 6 grados de longitud, se denomina huso. Así, dividiendo en husos de proyección la circunferencia terrestre, se consigue un sistema homogéneo e igualmente válido para cualquier zona de la Tierra. (FIGURA 4)

Por otro lado, la proyección de cada huso por separado conlleva asignar a cada uno de ellos un origen de coordenadas cartesianas propio, por lo que para designar un punto cualquiera en coordenadas UTM es preciso hacer referencia al número de huso junto al valor de X e Y. El origen de coordenadas se sitúa en un punto que dista 500 km. al Oeste del Meridiano Central del Huso y, para nuestro Hemisferio, el Ecuador.

La Región de Murcia se encuen tra totalmente incluida en el Huso 30, que define la parte del globo situada entre el Meridiano de Greenwich y 6 grados de longitud oeste. (FIGURA 5)

Mapas y planos

Según lo visto, la proyección de la superficie terrestre sobre un plano conlleva necesariamente la existencia de algunas deformaciones. Todo mapa tiene estas deformaciones. Sin embargo, si la superficie a representar es muy pequeña, es decir, en el caso de escalas muy grandes, las deformaciones inducidas por la curvatura terrestre en esa zona son de tan escaso valor que en la práctica no tienen representa ción en el producto final, al que no denominamos mapa sino plano.

FIGURA 4: PROYECCION UTM, DISTRIBUCION DE HUSOS Y DETALLE DEL SISTEMA DE COORDENADAS.

FIGURA 4: PROYECCION UTM, DISTRIBUCION DE HUSOS Y DETALLE DEL SISTEMA DE COORDENADAS.

Navegación

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10