Estás en : El medio natural > La geología                        Mostrar menu
La geología

Capítulo II. El medio natural

La Región de Murcia se sitúa dentro del ámbito de las Cordilleras Béticas, y en ella están representados materiales pertenecientes a las tres zonas que tradi- cionalmente se dividen: Prebética y Subbética (zonas externas) y Bética (zonas internas); la primera tiene un carácter paraautóctono y las otras dos alóctono. Cada una de éstas puede subdividirse, a su vez, en dominios paleogeográficos, dadas sus peculiaridades estratigráficas y tectónicas.

La geología

Página 3 de 5

1 2 3 4 5

FIGURA 8. RESTOS DE UN MAMUT ENCONTRADO EN CARAVACA. FOTO. M.A. MANCHEÑO

FIGURA    8. RESTOS DE UN MAMUT ENCONTRADO EN CARAVACA. FOTO. M.A. MANCHEÑO.

Cuaternario

La mayor parte de los afloramientos cuaternarios son de origen continental, con ausencia de fósiles, destacando entre todos ellos el ubicado en el valle fluvial del Guadalentín- Segura, con hasta 300 m de gravas, arenas y limos.

También se han identificado lagos del Pleistoceno, como en Caravaca, en donde se han encontrado recientemente restos de un mamut (FIGURA 8), concretamente de un jovencito Mammuthus (Mancheño et al. , 2006). En la zona costera de Murcia se han registrado también afloramientos de Cuaternario marino (Tirreniense), constituidos por calizas oolíticas y areniscas con Strombus.

Tectónica

La tectónica de la Región de Murcia es de una elevada complejidad, que aumenta desde las Zonas Externas a las Internas. Los materiales de las Zonas Internas fueron afectados por deformaciones prealpinas, mientras que las primeras estructuras posthercínicas tuvieron lugar en el Cretácico inferior.

En las Zonas Internas se inició una subducción que produjo metamorfismo, mientras que en las Zonas Externas se pudieron dar las primeras deformaciones e incluso la iniciación de algunos cabalgamientos. Esta tectónica continuó en el Eoceno y Oligoceno, pero fue en el Mioceno inferior y medio cuando tuvieron lugar las etapas más intensas de plegamiento y cabalgamiento, que estructuraron a grandes rasgos la Región de Murcia. Con posterioridad, en el Mioceno superior y Plioceno tiene lugar una tectónica de distensión que origina las cuencas postorogénicas. Por último, en el Cuaternario se inicia una tectónica compresiva (neotectónica) que continúa en la actualidad, como lo prueba la existencia de frecuentes seísmos en la región, algunos con cierta magnitud.

FIGURA 8 A. PRINCIPALES LÍNEAS DE FALLA DE LA REGIÓN DE MURCIA. AFLORAMIENTOS DIAPÍRICOS Y VOLCÁNICOS. T. RODRÍGUEZ ESTRELLA (1995)

FIGURA 8 A. PRINCIPALES LÍNEAS DE FALLA DE LA REGIÓN DE MURCIA. AFLORAMIENTOS DIAPÍRICOS Y VOLCÁNICOS. T. RODRÍGUEZ ESTRELLA (1995).

FIGURA 9. FALLA INVERSA EN EL MORRÓN DE JUMILLA, EN DONDE LOS MATERIALES ROJIZOS DEL TRÍAS SE SUPERPONEN SOBRE LOS BLANCUZCOS DEL MIOCENO SUPERIOR-PLIOCENO. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA.

FIGURA 9. FALLA INVERSA EN EL MORRÓN DE JUMILLA, EN DONDE LOS MATERIALES ROJIZOS DEL TRÍAS SE SUPERPONEN SOBRE LOS BLANCUZCOS DEL MIOCENO SUPERIOR-PLIOCENO. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA.

FIGURA 10. CORTE GEOLÓGICO DEL SONDEO DE PETRÓLEO "SIERRA LARGA I". J3: Jurásico superior. GW y C1: Cretácico inferior. C2: Cretácico superior. P-E: Paleoceno-Eoceno. M1: Mioceno inferior. Q: Cuaternario.

FIGURA 10. CORTE GEOLÓGICO DEL SONDEO DE PETRÓLEO "SIERRA LARGA I". J3: Jurásico superior. GW y C1: Cretácico inferior. C2: Cretácico superior. P-E: Paleoceno-Eoceno. M1: Mioceno inferior. Q: Cuaternario.
RODRÍGUEZ ESTRELLA (2004)

Zona Prebética

El Prebético Externo está escasamente representado dentro de la Región de Murcia, y destaca la sierra del Puerto, que constituye el flanco septentrional del sinclinal en champiñón de Calasparra; el flanco meridional se localiza en la sierra del Molino, que pertenece ya al Prebético Interno; el límite entre estos dos dominios es por cabalgamiento hacia el Norte, situado subterráneamente en plena depresión.

El resto del Prebético Interno, ubicado en el altiplano de Jumilla- Yecla, presenta una tectónica de grandes pliegues que se ven trunca- dos por fallas de entidad regional como la de la "alineación diapírico-volcánica de Cenajo-Jumilla-Yecla- Játiva", de dirección N 55 E, o la de "Ontur-Jumilla", de dirección N 30 0. La primera pasaría por el diapiro triásico del Morrón y la segunda por el de la Rosa.

La acción diapírica del Trias ha originado pliegues muy deformados, tales como anticlinales en “cofre” en materiales carbonatados del Cretácico que pueden verse al Norte de Jumilla, próximo a la carretera de Ontur. En esta zona del Altiplano la halocinesis (movimiento autónomo de la sal) ha actuado hasta tiempos muy recientes, como puede observarse en el diapiro del Morrón de Jumilla, en donde los materiales del Trias cabalgan sobre los del Mioceno superior-Plioceno (FIGURA 9).

El Prebético Meridional viene caracterizado por una serie de grandes pliegues volcados y cabalgamientos de vergencia Norte. Entre los primeros destacan el anticlinal de Carche-Salinas; si bien también está afectado por un cabalgamiento, y de gran envergadura, como se ha podido comprobar en el sondeo de petróleo “Sierra Larga 1” en su continuación hacia el SW, al N de Sierra Larga (FIGURA 10). Entre los segundos: el de "Venta el Olivo-Villena- Gandía", que constituye el límite septentrional de este dominio (con un acortamiento máximo de 25 km) y el de "Cieza-Pinoso-Alcoy-Denia" (en algún punto el desplazamiento es de 30 km); de menor importancia es el de "Arroyo de los Murtas", en el centro de la depresión de Moratalla (similar al del sinclinal de Calasparra), con un desplazamiento mínimo de 15 km.

La falla de la "Línea Eléctrica", de dirección NO-SE, es de desgarre dextral y afecta al Prebético Externo, Interno y Meridional. Provoca un desplazamiento de 60 km.

Cuando los materiales son margosos y han sufrido grandes esfuerzos (como los del Senoniense superior de la Garrapacha, que se sitúa bajo el frente subbético), se dan numerosos repliegues, algunos de cierta envergadura (FIGURA 11).

Zona Subbética

El Subbético Externo tiene, en general, una disposición caótica, dada su naturaleza incompetente.

El Subbético Medio presenta una estructura interna (pues a grandes rasgos se trata de un manto de corrimiento) a base de pliegues fallados, como el anticlinorio volcado y cabalgado hacia el Este de la sierra de Ponce, el sinclinal cabalgado hacia el Norte de la sierra del Charco, pliegue volcado y cabalgado hacia el Norte de la sierra de Mojantes, sinclinal volcado hacia el Norte y cabalgado hacia el Sur de sierra de Burete, etc.; también existen grandes pliegues, como el anticlinal de Pinar Negro. En el frente del corrimiento subbético son frecuentes los isleos tectónicos, como los de la sierra del Oro, Los Álamos, Gigante, etc., y las ventanas tectónicas como la de la rambla de Béjar.

El Subbético Interno de la sierra de Ricote tiene una estructura de anticlinal, fracturado por un cabalgamiento de vergencia Norte.

El Subbético está afectado por fallas de desgarre de dirección N 65 E, como la de Crevillente (Cádiz- Alicante), de carácter fundamental- mente dextral, en cuya traza existen epicentros sísmicos, algunos de mag- nitud 5, como el ocurrido en Mula el 2-2-99, lo que evidencia la pro- fundidad de la misma. También exis- ten fallas normales posteriores, que incluso han rejugado en épocas recientes, como las de la sierra del Gigante (FIGURAS 12 y 13) .

FIGURA 11. PLIEGUE TUMBADO EN EL SENONIENSE SUPERIOR DE LA GARRAPACHA. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA.

FIGURA    11. PLIEGUE TUMBADO EN EL SENONIENSE SUPERIOR DE LA GARRAPACHA. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA.

FIGURAS 12 y 13. SIERRA DEL GIGANTE, CON DESARROLLO DE LOS PIEDEMONTES, QUE SON AFECTADOS POR FALLAS NORMALES. FOTO F. NAVARRO HERVÁS
FIGURAS 12 y 13. SIERRA DEL GIGANTE, CON DESARROLLO DE LOS PIEDEMONTES, QUE SON AFECTADOS POR FALLAS NORMALES. FOTO F. NAVARRO HERVÁS

FIGURAS 12 y 13. SIERRA DEL GIGANTE, CON DESARROLLO DE LOS PIEDEMONTES, QUE SON AFECTADOS POR FALLAS NORMALES. FOTO F. NAVARRO HERVÁS.

Navegación

1 2 3 4 5