Estás en : El medio natural > La geología                        Mostrar menu
La geología

Capítulo II. El medio natural

La Región de Murcia se sitúa dentro del ámbito de las Cordilleras Béticas, y en ella están representados materiales pertenecientes a las tres zonas que tradi- cionalmente se dividen: Prebética y Subbética (zonas externas) y Bética (zonas internas); la primera tiene un carácter paraautóctono y las otras dos alóctono. Cada una de éstas puede subdividirse, a su vez, en dominios paleogeográficos, dadas sus peculiaridades estratigráficas y tectónicas.

La geología

Página 4 de 5

1 2 3 4 5

FIGURA 14. PLIEGUES ASERRADOS EN EL NEVADO-FILÁBRIDE DE CALNEGRE. FOTO M.A. MANCHEÑO

FIGURA 14. PLIEGUES ASERRADOS EN EL NEVADO-FILÁBRIDE DE CALNEGRE. FOTO M.A. MANCHEÑO.

FIGURA 15. FALLA DE DESGARRE DEXTRORSUM DE LAS MORERAS, EN BOLNUEVO, CON GRANDES ESTRÍAS HORIZONTALES. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA 15. FALLA DE DESGARRE DEXTRORSUM DE LAS MORERAS, EN BOLNUEVO, CON GRANDES ESTRÍAS HORIZONTALES. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA.

Zona Bética

El Nevado-Filábride de la sierra de Almenara tiene una macroestructura de anticlinorio de dirección NNE-SSO, cuyo eje sufre en su extremo oriental una inflexión hacia el Sur, dando como resultado una estructura arqueada con- vexa hacia el Norte que es motivada por la acción de fallas de desgarre NNO- SSE del tipo dextro, entre las que destaca la del Sur de la sierra de las Moreras. Este macropliegue se ve interrumpido hacia el Oeste por la falla de Carboneras (ya en Almería) NNE-SSO de carácter levógiro. Próximo a la charnela de este pliegue, la falla del Garrobillo, O-E, hunde el flanco meridional. Otro de los afloramientos de Nevado-Filábride es el Cabezo Gordo, que tiene una estructura de horst tectónico, afectado por varios cabalgamientos internos de vergencia sur. Su estructura interna es la de nume- rosas fallas, generalmente inversas, y pliegues similares (FIGURA 14).

El Alpujárride presenta una estruc- tura de mantos epidérmicos de corrimiento epidérmicos en su cobertera permotriásica de vergencia Norte (sierra de Cartagena y Carrascoy) y Sur (sierras de la Torrecilla y de la Tercia). También está afectado por fallas de desgarre, como la dextrógira de las Moreras ( FIGURA 15).

El Maláguide de Sierra Espuña tiene una estructura de cabalgamientos con vergencia Sur, en el sector meridional, y de pliegues volcados con vergencia Norte, en el sector septentrional. (FIGURA 16).

La sierra de Carrascoy y el Maláguide están afectados por numerosas fallas normales, algunas de ellas muy recientes. Los afloramientos de Monte Béjar, collado del Alcaibar y Cabo Cope, constituyen pequeños isleos tectónicos.

El Bético, al igual que el Subbético, está afectado por importantes fallas regionales de dirección N 65 E, sinestrosas, tales como la Falla Norbética ("Vélez Rubio-Elche-Alicante"), que separa el Bético del Subbético (en su traza hay epicentros sísmicos, puntos termales y rocas volcánicas como las de Fortuna); la Falla de Alhama de Murcia (FAM o de "Guadalentín- Orihuela"), que limita la depresión del Guadalentín-Segura por el Norte (tiene epicentros sísmicos y puntos termales, como los de Baños de Alhama) y la falla del "Norte de Almenara-Cartagena-Cabo de Palos" (con epicentros, puntos termales y rocas volcánicas) que se ve interrumpida por fallas de desgarre, como la dex- trógira de la "Aljorra-Cartagena". También existen otras, de dirección N 140 E, de desgarre dextral, como la de las Moreras, que condiciona parte del litoral de Mazarrón.

FIGURA 16. ESQUEMA ESTRUCTURAL DE LA SIERRA ESPUÑA (RODRÍGUEZ ESTRELLA, 1996)

FIGURA    16. ESQUEMA ESTRUCTURAL DE LA SIERRA ESPUÑA (RODRÍGUEZ ESTRELLA, 1996)

Terciario postorogénico

El Campo de Cartagena constituye a grandes rasgos un sinclinorio con estratos terciarios subhorizontales (a excepción del flanco septentrional que llega a estar invertido y cabalgado hacia el Sur, motivado por deformacio- nes relativamente recientes), que descansan discordantemente sobre una estructura en bloques del Bético, tales como en el Cabezo Gordo (emergido) o en Riquelme (subemergido) (FIGURA 17).

La tectónica reciente ha ocasionado fallas inversas, fallas normales (FIGURA 18) y pliegues (FIGURA19) en terrenos paleógenos.

Los materiales neógenos de la depresión de Mula "fosilizan" el límite entre el Subbético y Bético, existiendo cabalgamientos en el sustrato que lo elevan, como en Baños de Mula.

La depresión de Lorca se trata de un sinclinorio retocado por fallas de borde, de ahí su forma cuadrada.

FIGURA 18. FALLA NORMAL EN CONGLOMERADOS DEL TORTONIENSE DEL PUNTARÓN. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA 18. FALLA NORMAL EN CONGLOMERADOS DEL TORTONIENSE DEL PUNTARÓN. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA 19. ANTICLINAL EN MARGOCALIZAS DEL TORTONIENSE EN EL SUR DE LA SIERRA DE CARRASCOY. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA 19. ANTICLINAL EN MARGOCALIZAS DEL TORTONIENSE EN EL SUR DE LA SIERRA DE CARRASCOY. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA 17. CORTE ESTRUCTURAL DEL CAMPO DE CARTAGENA. FUENTE: MAPA HIDROGEOLÓGICO 1:200.000 DE MURCIA. (IGME, 1985, MODIFICADO)

FIGURA 17. CORTE ESTRUCTURAL DEL CAMPO DE CARTAGENA. FUENTE: MAPA HIDROGEOLÓGICO 1:200.000 DE MURCIA. (IGME, 1985, MODIFICADO).

Navegación

1 2 3 4 5