Estás en : El medio natural > La geología                        Mostrar menu
La geología

Capítulo II. El medio natural

La Región de Murcia se sitúa dentro del ámbito de las Cordilleras Béticas, y en ella están representados materiales pertenecientes a las tres zonas que tradi- cionalmente se dividen: Prebética y Subbética (zonas externas) y Bética (zonas internas); la primera tiene un carácter paraautóctono y las otras dos alóctono. Cada una de éstas puede subdividirse, a su vez, en dominios paleogeográficos, dadas sus peculiaridades estratigráficas y tectónicas.

La geología

Página 5 de 5

1 2 3 4 5

Cuaternario

Prácticamente toda la Región de Murcia se ve sometida a una tectónica compresiva cuaternaria, que es más acentuada en los sectores costeros cuyos materiales, continentales y marinos, se ven afectados por fallas de direcciones predominantes N 60-70 E, N 110-125 E y N 140- 155 E, que responden a unos esfuerzos de casi N-S. En oca- siones, como en las fosas tectónicas del Valle del Guadalentín (FIGURA 20) o de la Vega Media del Segura (FIGURA 21), fallas antiguas se han reactivado durante el Cuaternario (fallas normales han pasado a inversas), y se han formado importantes depósitos de esta edad.

En zonas más septentrionales, como las del Altiplano y Noroeste, existe una tectónica cuaternaria ligada con el diapi- rismo triásico que afecta a piedemontes y terrazas.

En las vegas del Segura las fallas recientes han condicionado la geomorfología del cauce del río, dando lugar a meandros “lineares y geométricos”.

FIGURA 20. EL CORREDOR TECTÓNICO DE LORCA-TOTANA, EN RELACIÓN CON LAS DEPRESIONES ADYACENTES DE LORCA Y VALLE DEL GUADALENTÍN. RODRÍGUEZ ESTRELLA. (1993)

FIGURA 20. EL CORREDOR TECTÓNICO DE LORCA-TOTANA, EN RELACIÓN CON LAS DEPRESIONES ADYACENTES DE LORCA Y VALLE DEL GUADALENTÍN. RODRÍGUEZ ESTRELLA. (1993)
B: BÉTICO. S: SUBBÉTICO. B.S: BURDIGALIENSE-SERRA VALIENSE.
T1: TORTONIENSE INFERIOR. T2- 1: TORTONIENSE SUPERIOR BAJO. T2-2: TORTONIENSE SUPERIOR ALTO.
M1: MESSINIENSE INF. M2: MESSINIENSE SUPERIOR. P: PLIOCENO. P-Q: PLIO-CUATERNARIO.

FIGURA 21. CORTE ESTRUCTURAL EN LA VEGA MEDIA DEL SEGURA. RODRÍGUEZ ESTRELLA. et al. (1999).

FIGURA 21. CORTE ESTRUCTURAL EN LA VEGA MEDIA DEL SEGURA. RODRÍGUEZ ESTRELLA. et al. (1999).

 

Vulcanismo

En la Región de Murcia, el vulcanismo está relacionado claramente con las estructuras neotectónicas y con el geotermismo; si bien hace un millón de años que está inactivo.

FIGURA 22. COLADA BASÁLTICA EN EL CABEZO NEGRO DE TALLANTES, SOBRE TERRENOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR. FOTO R. ARANA CASTILLO

FIGURA    22. COLADA BASÁLTICA EN EL CABEZO NEGRO DE TALLANTES, SOBRE TERRENOS DEL PLEISTOCENO SUPERIOR. FOTO R. ARANA CASTILLO.

Según López Ruiz y Rodríguez Badiola (1980), en el sureste español se pueden definir cuatro conjuntos principales efusivos:

- Rocas calcoalcalinas (basaltos alumímicos, andesitas basálticas, andesitas, dacitas y riolitas). Está representado principalmente en Cabo de Gata y está datado entre -12,6 y -7,2 M.A. (Serravaliense- Tortoniense).

- Rocas calcoalcalinas potásicas (ba- saltos alumínicos potásicos, andesitas basálticas potásicas, andesitas potásicas, dacitas potásicas y riolitas potásicas) y shoshoníticas (basaltos shoshoníticos, shoshonitas o andesitas basálticas shoshoníticas, banakitas o andesitas shoshoníticas, toscanitas o dacitas shoshoníticas y liparitas o riolitas shoshoníticas). Es rico en enclaves del zócalo y está bien representado en Mazarrón y Mar Menor. Su edad es de -8,2 a -6,8 M.A. (Final del Tortoniense).

FIGURA 23. DISYUNCIÓN COLUMNAR EN EL CARMOLÍ. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA    23. DISYUNCIÓN COLUMNAR EN EL CARMOLÍ. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA .

- Rocas ultrapotásicas o lamproíticas. Este vulcanismo aparece especialmente representado en la Región de Murcia y está formado por ju- millitas, cancalitas, fortunitas y veritas; los aparatos volcánicos tienen morfología de chimeneas de relativo pequeño diámetro. Las erupciones tuvieron lugar, según Bellón et al. (1983), entre -7 y -6 M.A. (Tortoniense a Plioceno).

- Rocas basálticas alcalinas. Son las últimas que se extruyeron, concretamente entre el Plioceno superior y Pleistoceno superior (entre -2,8 y -1 M.A.). Se trata de coladas de relativa escasa potencia y piroclastos localizados en los alrededores de la emisión, como puede verse en el Cabezo Negro de Tallante (FIGURA 22) , en donde estos materiales efusivos están interestratificados con abanicos aluviales del Pleistoceno superior (Dumas, 1977).

Todo este vulcanismo está ligado a una tectónica distensiva, de ahí que sus afloramientos se hayan inyectado por zonas de fallas normales, de dirección sobre todo N-S, como por ejemplo el afloramiento alargado situado al Norte de Mazarrón, pero también casi O-E, como el del propio Mazarrón, también de forma lineal; en otras ocasiones tienen dirección NNO-SSE, como el de Puebla de Mula. Estos afloramientos referidos presentan una disposición alargada, pero lo frecuente es que tengan una forma superficial redondeada como el Carmolí o Calasparra, o estrellada como los afloramientos de La Unión o de La Manga; ello es debido a que se emplazan en la intersección de dos fracturas y, en consecuencia, la superficie de los mismos es muy pequeña y tienen en profundidad estructura de chimenea; estos últimos presentan disyunción columnar (FIGURA 23).

También el vulcanismo está asociado a la sedimentación de cuencas postorogénicas, como lo prueba el hecho de encontrarse las rocas efu- sivas interestratificadas en las poten- tes formaciones margosas miocénicas marinas de la Cuenca de Mazarrón.

Se pueden definir cuatro conjuntos principales efusivos: Rocas calcoalcalinas, rocas calcoalcalinas potásicas y shoshoníticas, rocas ultrapotásicas o lamproíticas y rocas basálticas alcalinas.

Navegación

1 2 3 4 5