Estás en : La organización del territorio: Las comarcas > Vegas del Segura                        Mostrar menu
Capítulo IV. La organización del territorio: las comarcas

Capítulo IV. La organización del territorio: las comarcas

Por vegas del Segura hay que entender el territorio drenado por el Segura y su red de afluentes, desde el nacimiento del río en Pontones (Sierra de Se gura) en la provincia de Jaén, hasta la desembocadura del mismo en Guardamar, en la vecina provincia de Alicante. Nos referiremos en este trabajo a su sector alto, es decir, desde Pontones (1.413 m sobre el nivel del mar) hasta el estrecho donde se ubica la presa o azud de La Contraparada (66 m sobre el nivel del mar), antes de su entrada en la Depresión Prelitoral, donde se extiende la Huerta de Murcia y recibe al Guadalentín.

Vegas del Segura

Página 2 de 5

1 2 3 4 5
FOTO 1. EL PAISAJE CULTURAL DE LAS HUERTAS EN EL VALLE, TRAMO ENTRE ABARÁN Y BLANCA. FOTO M. SAURA.

FOTO    1. EL PAISAJE CULTURAL DE LAS HUERTAS EN EL VALLE, TRAMO ENTRE ABARÁN Y BLANCA. FOTO M. SAURA.

En los últimos decenios, el río Segura se ha visto afectado por la construcción de embalses y azudes con objeto de atender las necesidades del regadío y abastecimiento.

FIGURA 1. SIGNIFICACIÓN DE LA SUPERFICIE MUNICIPAL EN EL CONJUNTO DE LA COMARCA DE LA VEGA ALTA.FIGURA 2. SIGNIFICACIÓN DE LA POBLACIÓN MUNICIPAL EN EL CONJUNTO DE LA COMARCA DE LA VEGA ALTA.

FIGURA 1. SIGNIFICACIÓN DE LA SUPERFICIE MUNICIPAL EN EL CONJUNTO DE LA COMARCA DE LA VEGA ALTA.

FIGURA 2. SIGNIFICACIÓN DE LA POBLACIÓN MUNICIPAL EN EL CONJUNTO DE LA COMARCA DE LA VEGA ALTA.

 

TABLA 1. CONCENTRACIÓN DE LA POBLACIÓN EN LAS CABECERAS MUNICIPALES. POBLAMIENTO VEGA ALTA DEL SEGURA, 2005.

MUNICIPIOS

MUNICIPIO Nº HABITANTES

CABECERA MUNICIPAL
Nº HABITANTES

RELACIÓN CABECERA/TOTAL MUNICIPIO (%)

CIEZA

34.318

33.100

96,45

3,55

ABARÁN

12.917

10.280

79, 5 9

20,41

BLANCA

á073

3.875

63,81

36,19

RICOTE

1.583

1.3 5 4

8 5 ,53

14,47

ULEA

968

950

98,14

1,86

OJÓS

5 71

48 5

84,94

1 5 ,06

VILLANUEVA DEL RÍO SEGURA

1.803

1.065

59,07

40,93

ARCHENA

1á277

14.142

86,88

13,12

CEUTÍ

8.670

7.832

90,33

9,67

LORQUÍ

á277

á026

9 6, 00

4,00

TOTAL VEGA ALTA

89.457

79.109

88,43

11,57

 

FOTO 2.- EL ESTRECHO MARCO DEL VALLE. LA PRESENCIA DE TERMALISMO HA DADO LUGAR A BALNEARIOS COMO EL DE ARCHENA. FOTO PAISAJES ESPAÑOLES.

FOTO 2.- EL ESTRECHO MARCO DEL VALLE. LA PRESENCIA DE TERMALISMO HA DADO LUGAR A BALNEARIOS COMO EL DE ARCHENA. FOTO PAISAJES ESPAÑOLES.

Asimismo, este territorio presenta una tectónica activa con numerosas fallas que han dado lugar a la presencia de termalismo, caso de Archena, con baños explotados desde época romana (FOTO 2) .

El Segura, en su régimen natural, llevaba aguas altas ligadas a las preci pitaciones equinocciales, con un estiaje muy acusado en el verano . En los últimos decenios, su régimen se ha visto afectado por la construcción de embalses y azudes con objeto de aten der las necesidades del regadío y abastecimiento. Es uno de los ríos más regulados del mundo, ahora bien, en los últimos treinta años su módulo medio en La Contraparada se ha visto disminuido en más de 100 hm 3 , debido a la disminución de las precipitaciones y al mayor consumo del agua en su cabecera y tramo alto.

 

FOTO 3. EL RELIEVE PREBÉTICO DE LA SIERRA DE ASCOY. EN SU CUMBRE SE INSTALÓ EL PRIMER PARQUE EÓLICO DE LA REGIÓN DE MURCIA. FOTO J. M. GÓMEZ ESPÍN.

FOTO 3. EL RELIEVE PREBÉTICO DE LA SIERRA DE ASCOY. EN SU CUMBRE SE INSTALÓ EL PRIMER PARQUE EÓLICO DE LA REGIÓN DE MURCIA. FOTO J. M. GÓMEZ ESPÍN.

Las formaciones vegetales de ribera dan lugar a unos paisajes de gran belleza en los sotos y rincones del río. Especialmente hasta el Azud de Ojós, inicio del postrasvase, al circular por el cauce del Segura, desde la confluencia del Mundo, también las aguas trasvasadas del Tajo, permitiendo el desarrollo de toda una actividad lúdica-deportiva relacionada con estos caudales y paisajes del agua. Proyectos como NUTRIA pretenden la recuperación de especies adaptadas a la vida fluvial en los primeros municipios murcianos regados por el Segura. Desde Moratalla y Calasparra hasta Archena se pretende mejorar el estado ecológico del río para el desarrollo de la nutria (Lutra lutra), mamífero mustélido que habita en ríos y lagos, catalogada como especie vulnerable y en peligro de extinción en la Región de Murcia. Algunas actuaciones, como la recuperación de más de 500 metros de ribera en la margen derecha del Segura en Abarán, en el paraje de Candelón, pueden ser experiencias positivas para la vegetación y fauna de ribera (FOTO 4).

A ello hay que añadir las formaciones de bosque, especialmente de Pinus halepensis o carrasco en sierra de La Pila, del Oro y Ricote, así como los espartizales del Almorchón. También la vegetación de cauces del tipo barranco y rambla como el Nerium oleander, es decir, de adelfas o baladres y tarays.

La climatología mediterránea surestina presenta unos valores de precipitación media sobre los 300 mm pero con una evapotranspiración potencial que supera los 900 mm. La mayor parte de los observatorios de la Vega Alta estarían bajo el tipo semiárido. Las temperaturas son suaves, pero con diferentes riesgos de heladas según el observatorio que consideremos, en función de su situación de abrigo o no por algún relieve. Si debemos indicar que, en el invierno, existen unas horas frío, que favorecen el desarrollo de cultivos de prunáceas (albaricoque, melocotón, ciruela, y nectarina). También, la iluminación es elevada con más de 2.800 horas anuales y existen determinadas solanas que, debido a la mayor insolación y la protección de algún relieve, son parajes idóneos para las variedades tempranas.

El resultado de esta combinación de clima, agua, relieve, etc., es un medio natural de gran belleza, transformado por la acción humana a lo largo de siglos, dando lugar a una geografía cultural con predominio de paisajes construidos como las huertas.

FOTO 4. EL SEGURA EN LA VEGA ALTA. LA RIBERA DEL RÍO A LA SALIDA DE LAS CANALES (ABARÁN). FOTO J. M. GÓMEZ ESPÍN.

FOTO 4. EL SEGURA EN LA VEGA ALTA. LA RIBERA DEL RÍO A LA SALIDA DE LAS CANALES (ABARÁN). FOTO J. M. GÓMEZ ESPÍN.

De las huertas tradicionales del fondo del valle a los espacios regados del traspaís

En esta comarca, el término huerta se emplea para designar aquellas tierras regadas que generalmente ocupan el fondo del valle y las terrazas más próximas a él. Son el resultado del esfuerzo de generaciones que desde antiguo han dominado el agua y ordenado este espacio fluvial. El mantenimiento del sistema de riego, así como los terrazgos de los perímetros regables, exige un gran esfuerzo de mano de obra.

La propiedad y explotación de las huertas está muy dividida como consecuencia de los procesos de venta y, sobre todo, de la división por herencia, lo que supone que predominen en ella las propiedades y explotaciones de menos de 1 hectárea (10.000 m 2 ), e incluso de menos de 1 tahúlla (1.118 m 2 ) (FOTO 1).

El rosario de huertas está organizado en su mayor parte a partir del sangrado del Segura, por una combinación de azud y acequia para derivación del agua en la margen del río. Por lo tanto, los azudes son una serie de paradas con objeto de alcanzar una altura del agua del río suficiente para que penetre por las zanjas, canales o acequias abiertas en sus extremos, y así conducirla por las laderas del valle.

Desde la salida del Estrecho de Almadenes hay una serie de sistemas (azud y acequias) escalonados a lo largo del Segura entre los que destacan para riego en la cubeta de Cieza: en la margen izquierda las acequias del Horno y Los Charcos, y en la margen derecha las de D. Gonzalo y Andelma. En el Menjú, se inicia el segundo de estos grandes sistemas para el riego de las huertas de Abarán y Blanca. De la margen izquierda del azud del Menjú parte el tramo conjunto de las acequias Principal de Abarán y Mayor de Blanca. De su mar gen derecha, la acequia de Charrara, que continúa el riego por el Canal Noria-Campillo en Blanca. El tercer sistema se sitúa a la salida del Estrecho del Solvente, donde está el azud de cuya margen izquierda parte la acequia de Ulea y en la margen derecha la acequia de Ojós y Villanueva. En Archena, sobresalen varios azudes para la toma de la acequia de Archena en la margen derecha y para el Canal de Molinos-acequia de Caravija en la margen izquierda. En este término de Archena también se localiza la toma de la acequia de Alguazas en la margen derecha, y a la altura de la pedanía de la Algaida la toma de la acequia Mayor de Molina para el riego de las tierras de Ceutí, Lorquí, Molina de Segura y de Murcia, incluso.

Los azudes se convierten en las primeras obras de elevación de aguas, y a través de las acequias y portillos abiertos en ellos se distribuyen las aguas a las tierras por debajo de la cota de la acequia (tierras de riego a portillo o bajo acequia, también denominados riegos a pie), que en ocasiones se riegan sin necesidad de guardar turno.

Por encima del nivel de las acequias la elevación de las aguas se realizará mediante artilugios como las ruedas de corriente baja, que desempeñarán un papel fundamental en la ampliación de regadíos hasta finales del siglo XIX, como la que se instala a la salida del tramo conjunto de las acequias de Abarán y Blanca en el paraje de Los Cañales en 1805, conocida como la “Noria Grande”. Norias, artes, ceñas y ceñiles se escalonaban elevando el agua a las laderas del valle.

Motor Resurrección

Ahora bien, la elevación a gran escala se producirá en el último tercio del siglo XIX y primer tercio del XX con los motores de elevación de agua (de gas pobre, gas-oil y eléctricos), que pueden elevar más agua y a mayor altura. Buen ejemplo de ello es el caso del Motor Resurrección en la margen izquierda del Segura, que en 1927 consigue elevar el agua de la cola de la acequia Principal de Abarán, a 133,5 metros de altura, hasta la cota 290 metros, ya fuera del valle, a las tierras del campo de Abarán y Blanca: parajes de Casa Alcántara, Hoya del Campo, Barranco Molax, Vergeles, ...Esta elevación es pionera en su tiempo por la altura a la que se eleva el agua y por las perspectivas de futuro que abre para la Vega Alta. En Abarán, durante seiscientos años, sólo se regaban 60 hectáreas en el valle, mientras que con el Motor Resurrección, en sesenta años, se transformarán 600 hectáreas alejadas del valle en regadío (FOTO 6).

 

 

Navegación

1 2 3 4 5