Estás en : El medio natural > Los paisajes geomorfológicos                        Mostrar menu
Los paisajes geomorfológicos

Capítulo II. El medio natural

Montañas robustas y erguidas, cumbres aplanadas, laderas empinadas, canchales ásperos, altiplanos alzados, cerros y lomas, valles encajados, gargantas y cañones, terrazas fluviales escalonadas, cuencas margosas laceradas, barrancos rasgados, ramblas omnipresentes, ríos serpenteantes, glacis extendidos, conos espaciosos, llanuras reducidas, litoral de encanto, karst fantasía en piedra..., el lenguaje secreto de la naturaleza. Leer el paisaje, descifrar y penetrar en el complejo entramado de la naturaleza, contemplar el territorio como paisaje significa introducir una clave de comprensión, mirar a la naturaleza desde la inteligencia y la sensibilidad, descubrir el significado de la vida. Además de aportar información vital del entorno donde viven los humanos, los paisajes naturales, provocan el sentimiento estético y hacen vivir emociones trascendentes (FOTO 1) . El paisaje representa uno de los aspectos esenciales de la calidad de vida, es indisociable de la sostenibilidad global, su diversidad y alto valor, constituye un re- curso, un patrimonio de toda la población de la Región de Murcia.

Los paisajes geomorfológicos

Página 1 de 6

1 2 3 4 5 6
FOTO 1. LA CONTEMPLACIÓN DE LOS PAISAJES ES UN VIAJE POR LOS RECUERDOS, UN VIAJE POR EL SILENCIO, UN ACERCAMIENTO POÉTICO A LA NATURALEZA. ATARDECER EN CALBLANQUE Y PEÑA DEL ÁGUILA, CARTAGENA. FOTO F. LÓPEZ BERMÚDEZ.

FOTO 1. LA CONTEMPLACIÓN DE LOS PAISAJES ES UN VIAJE POR LOS RECUERDOS, UN VIAJE POR EL SILENCIO, UN ACERCAMIENTO POÉTICO A LA NATURALEZA. ATARDECER EN CALBLANQUE Y PEÑA DEL ÁGUILA, CARTAGENA. FOTO F. LÓPEZ BERMÚDEZ.

FOTO 2. EL PAISAJE GEOMORFOLÓGICO ES UN VALIOSO RECURSO DEL PATRIMONIO NATURAL QUE DEBE SER CUIDADO Y PRESERVADO. SALTO DEL USERO, RÍO MULA, BULLAS. FOTO F. LÓPEZ BERMÚDEZ.

FOTO 2. EL PAISAJE GEOMORFOLÓGICO ES UN VALIOSO RECURSO DEL PATRIMONIO NATURAL QUE DEBE SER CUIDADO Y PRESERVADO. SALTO DEL USERO, RÍO MULA, BULLAS. FOTO F. LÓPEZ BERMÚDEZ.

El paisaje como recurso patrimonial imprescindible

La Región de Murcia cuenta con un patrimonio geomorfológico variado, privilegiado y de calidad, con frecuencia poco conocido y no siempre bien conservado. La geomorfodiversidad es un recurso no renovable, cuyo deterioro es, casi siempre irreversible y de graves consecuencias para el medio natural. Los paisajes geomorfológicos forman parte del Patrimonio Natural y Cultural junto a los patrimonios Geológico, Paleontológico, Edáfico y de la Biodiversidad, todos ellos representan una importante herencia natural y cultural, unos recursos de alto valor científico, de gran belleza y significación, de interés recreativo, educativo y estético (FOTO 2).

El paisaje, en general, es un complejo de interrelaciones físicas, biológicas y antrópicas, una parte del territorio cuyo carácter resulta de la acción de factores naturales y humanos y de sus interrelaciones (Consejo de Europa: Convenio Europeo del Paisaje, 2000). El paisaje es el resultado de la permanente construcción de la naturaleza intervenida, más o menos intensamente, por los humanos. El paisaje es una realidad territorial que existe, que puede ser consumido del mismo modo que cualquier otro recurso, por ello, se deteriora y se agota como cualquier otro valor de la naturaleza, notoriamente en los territorios semiáridos, por su vulnerabilidad, como el de la Región de Murcia. Por eso, por su potencial escasez y por su valor ambiental, el paisaje debe ser considerado, valorado y bien gestionado.

En la Región de Murcia, la transformación paisajística ha tenido, a lo largo de su historia, períodos de intensificación coincidentes con cambios socioeconómicos y tecnológicos. Sin embargo, el proceso se ha acelerado en los últimos treinta años y más en la última década. La acción humana no ha hecho más que extenderse, diversificarse e intensificarse con importantes afecciones sobre el patrimonio natural (FOTO 3) . Y, sin embargo, la calidad ambiental se materializa en el paisaje, en su valor y protección se asienta uno de los pilares fundamentales del desarrollo durable regional. La Región de Murcia, todavía guarda un gran capital natural en muchos de sus paisajes, en su uso y gestión sostenible, puede encontrarse la clave para una aceptable calidad de vida de la sociedad actual y futura.

La respetuosa gestión de los paisajes, de la naturaleza, debería responder a la creciente demanda de buena parte de la sociedad, insertada en una sociedad alienada en paisajes artificiosos. El interés y demanda de paisajes “naturales” se hace desde una actitud ética y estética, basada en la comprensión y respeto a la naturaleza y del potencial del paisaje, en ejemplificar un nuevo modelo de relación armónica entre los humanos y la naturaleza.

FOTO.4. LOS PAISAJES SECOS EN LOS QUE EL SER HUMANO HA LLEVADO A CABO ACCIONES INAPROPIADAS A LO LARGO DEL TIEMPO, SE HALLAN ABOCADOS A LA DESERTIFICA CIÓN. VERTIENTE MERIDIONAL DE LA SIERRA DE LA TORRECILLA, LORCA. FOTO F. LÓPEZ BERMÚDEZ.

FOTO.4. LOS PAISAJES SECOS EN LOS QUE EL SER HUMANO HA LLEVADO A CABO ACCIONES INAPROPIADAS A LO LARGO DEL TIEMPO, SE HALLAN ABOCADOS A LA DESERTIFICA CIÓN. VERTIENTE MERIDIONAL DE LA SIERRA DE LA TORRECILLA, LORCA. FOTO F. LÓPEZ BERMÚDEZ.

Factores básicos que configuraron los paisajes geomorfológicos

La característica más notable de los paisajes geomorfológicos de la Región de Murcia, tanto a los que actúan de soporte a los espacios humanizados, como aquellos que aún conservan buena parte de sus componentes originales, es su diversidad.

La gran variedad de paisajes geomorfológicos que ofrece la región es consecuencia de la si- tuación geográfica en el Sureste peninsular, del dispositivo morfoestructural de las cordilleras béticas determinado por la tectónica alpina que levantó las montañas, configuró las cuencas, trazó los valles, perfiló el litoral y alzó los altiplanos y, en definitiva, como resultado de la armónica combi- nación de relieve y clima a lo largo del tiempo, a los que se le ha sumado la mano del hombre que, durante milenios, los ha ido transformando.

Estas grandes unidades de paisaje, fruto de una gran complejidad estructural y de una tectónica muy activa hasta tiempos recientes. En las tierras del sureste ibérico, durante el Holoceno se va haciendo, progresivamente, más patente la antropización del medio, sobre todo a partir de los últimos 7.500 años. Durante tan largo período de tiempo, la ocupación del terri- torio, ha variado mucho en este espacio peninsular, intensificándose en las últimas décadas por los importantes cambios de uso del suelo para aumentar la producción agrícola, por la creciente presión demográfica y expansión de las urbanizaciones. La vulnerabilidad de los paisajes de la Región de Murcia cambiará según cambie el clima, y el uso y gestión que los humanos hagan de los recursos naturales básicos: suelo, agua, vegetación y los mismos paisajes.

Los paisajes geomorfológicos semiáridos murcianos, almacenan abundante información de las tensiones y perturbaciones registradas a lo largo de tan vasta historia. Historia geomorfológica que debe ser conocida para evaluar el presente y predecir el futuro, sobre todo, porque estos territorios son los más vulnerables y más amenazados por los procesos de desertificación (FOTO 4) y porque en ellos los cambios cli- máticos se detectan antes que en los territorios bajo climas húmedos.

FOTO 3. LA SOSTENIDA INTERVENCIÓN HUMANA EN LOS PAISAJES NATURALES LOS HA HUMANIZADO INTENSAMENTE. HUERTA DE MURCIA, DESDE EL RELOJERO, SIERRA DE CARRASCOY. FOTO F. LÓPEZ BERMÚDEZ.

FOTO 3. LA SOSTENIDA INTERVENCIÓN HUMANA EN LOS PAISAJES NATURALES LOS HA HUMANIZADO INTENSAMENTE. HUERTA DE MURCIA, DESDE EL RELOJERO, SIERRA DE CARRASCOY. FOTO F. LÓPEZ BERMÚDEZ.

Navegación

1 2 3 4 5 6