Estás en : La organización del territorio: Las comarcas > Comarca de Cartagena - Mar Menor                        Mostrar menu
Picture

Capítulo IV. La organización del territorio: las comarcas

En el sector suroriental de la Comunidad Autónoma de Murcia, la cadena litoral murciana corre paralela al mar, dando lugar a una costa accidentada en la que se suceden numerosas entalladuras, calas, cabos y escolleras en las que desde antiguo se establecieron grupos humanos que aprovecharon sus puertos y explotaron los minerales abundantes en estas montañas. Entre ellas y la alineación prelitoral murciana (sierras de Carrascoy, del Puerto, de la Cresta del Gallo, etc.), se extiende una gran llanura que va descendiendo suavemente hacia el este y que constituye el Campo de Cartagena en sentido amplio.

Cartagena-Mar Menor

Página 1 de 5

1 2 3 4 5
Picture

MAPA    1: MAPA TOPOGRÁFICO DE LA COMARCA DE CAMPO DE CARTAGENA MAR MENOR.

P arte del Campo de Cartagena está vinculado histórica y administrativamente al municipio de Murcia. El resto se relaciona con la ciudad de Cartagena. Esta planicie termina por el este en el Mar Menor, extensa albufera cerrada al mar por la restinga de La Manga, conjunto que supone uno de los fenómenos naturales más intere- santes de las costas peninsulares. Así, delimitada geográficamente, la Comar- ca incluye el extenso municipio de Cartagena (558,3 km 2 ), los de tamaño intermedio Fuente Álamo (273,5 km 2 ) y Torre Pacheco (189,4 km 2 ) y los más pequeños de San Javier (75,1 km 2 ), La Unión (24,8 km 2 ), San Pedro del Pinatar (22,3 km 2 ) y Los Alcázares (19,8 km 2 ). En total 1.163,2 km 2 que en 2005 estaban habitados por 316.153 habitantes.

El municipio de Mazarrón siempre ha constituido un área costera difícil de incluir en las comarcas limítrofes. En este atlas se ha tomado la decisión de que forme parte de la denominada comarca del Bajo Guadalentín, en relación con los municipios de Alhama y Totana (González Ortiz, 1999) (MAPAS 1, 2 Y 3).

La Comarca es un espacio muy diversificado económicamente. A una agricultura tradicional, difícil en los secanos por el rigor climático, pero desde mucho tiempo atrás regada por procedimientos rústicos, hoy modernizados, y beneficiada por el trasvase Tajo-Segura, se une la también antigua tradición minera (ya extinguida) que fomentó una metalurgia diversificada, y modernamente una industria basada en los hidrocarburos. A esto hay que añadir la pesca y el comercio marítimo, ambas actividades, como es obvio, vinculadas a los puertos, entre los que sobresale con mucho el de Cartagena. Es preciso resaltar el gran desarrollo reciente del sector terciario, en el que destaca una actividad también ligada a la costa, el turismo. Cartagena es la capital indiscutible de esta comarca, si bien históricamente la supremacía del poderoso concejo de Murcia y la propia idiosincrasia cartagenera, más volcada al mar, han limitado el establecimiento de una red de vínculos y flujos a su alrededor. No obstante, en las últimas décadas se ha ido afianzando el papel director de la ciudad, cuyo radio de acción se amplía cada vez más. La vieja polémica entre Murcia y Cartagena y el tradicional cantonalismo cartagenero han cristalizado en los últimos años en el intento de creación de una nueva provincia, para lo que no parece existir un marco jurídico-político adecuado. El debate sigue vivo, pero quizás pueda tener como consecuencia positiva la definitiva agrupación de los municipios de la comarca.

Picture

MAPA    2: IMAGEN DE SATÉLITE DE LA COMARCA DEL CAMPO DE CARTAGENA. LANDSAT JULIO 2001.

 

 

Navegación

1 2 3 4 5