Estás en : El medio natural > Las aguas subterráneas                        Mostrar menu
Las aguas subterraneas

Capítulo II. El medio natural

Los condicionamientos climatológicos y, más concretamente, las recurrentes sequías en la Cuenca del Segura (C.S.) y Región de Murcia (R.M.), han obligado a sus habitantes desde muy antiguo a "mirar hacia abajo" y poder atender sus demandas hídricas (predominantemente agrícolas), mediante la extracción de aguas subterráneas. En un principio, lo hicieron desde acuíferos someros; pero, puesto que las necesidades eran cada vez mayores y ello obligaba a bombear grandes volúmenes de agua, éstos dejaron de ser rentables y tuvieron que captar el agua de acuíferos cada vez más profundos.

Las aguas subterraneas

Página 2 de 5

1 2 3 4 5

Subbético

- Las rocas permeables principales se asientan fundamentalmente en dolomías y calizas del Lías inferior-medio con un espesor de 200 a 600 m y se encuentran afectados por una tectónica de mantos de corrimiento, en cuyo mecanismo ha jugado un papel de suela las arcillas con yeso del Trías, que constituyen el impermeable de base.

- Puesto que la Zona Subbética tiene un carácter alóctono desenraizado, los acuíferos van a presentar escasas re- servas, pero, en cambio, al localizarse en la zona que presenta la mayor pluviometría de la Región, los recursos serán importantes.

- No existe sobreexplotación en los acuíferos, si se exceptúan los de D. Gonzalo-La Umbría y Burete, ya que la agricultura no presenta tanto desarrollo como en otros lugares de la Región de Murcia, debido a que:

  • Las temperaturas son relativamente bajas y las precipitaciones altas.
  • El relieve es accidentado.
  • Existe poca superficie de suelo.

En consecuencia la demanda, tanto agrícola como urbana (los núcleos de población son pequeños), es poco importante.

- Al no producirse sobreexplotación, van a existir numerosos manantiales, algunos de ellos con caudales de hasta 400 l/s. Por otro lado, en esta unidad nacen los ríos Argos, Quípar y Mula.

- La calidad química de sus aguas es excelente, no existiendo, además, agentes contaminantes (FIGURA 10).

- Agrupa a numerosos acuíferos desta- cándose por su extensión: Revolcadores-Serrata, Gavilán, Bullas, Sierra Espuña, Pericay-Luchena, Baños de Mula y por su grado de sobreexplotación el de D. Gonzalo-La Umbría.

Vegas del Segura-Guadalentín

- Está ligada a los cursos bajos de los ríos Segura y Guadalentín y en él se distinguen las siguientes subunidades hidrogeológicas:

  • Subunidad hidrogeológica Valle del Guadalentín.
  • Subunidad hidrogeológica Vega Alta del Segura.
  • Subunidad hidrogeológica Vega Media del Segura.

- Esta unidad coincide con una de las depresiones interiores más importantes de las cordilleras béticas, rellena de materiales margosos y conglomeráticos del Mioceno y detríticos del Pliocuaternario; el espesor del conjunto es superior a los 1.500 metros.

- Los materiales permeables están constituidos por conglomerados, arenas y limos de edades variables, comprendidas entre el Mioceno y el Cuaternario. Los espesores oscilan entre 70 m y 500 m. El impermeable de base general lo constituyen las formaciones margosas del Mioceno.

- La subunidad del Valle del Guadalentín sufre una importante sobreexplotación, mientras que las de las vegas del Segura presentan una relación con el río Segura.

- El Valle del Guadalentín está declarado oficialmente sobreexplotado.

Bético

- Gran parte está ocupado por mate- riales impermeables metamórficos, concretamente esquistos del Permo-Trías.

- Los acuíferos, numerosos y de reducida extensión, presentan recursos escasos. En ellos se ha venido realizando durante muchos años importantes explotaciones, lo que provocó una sobreexplotación generalizada que ha traído consigo el agotamiento de un volumen importante de las reservas permanentes y la progresiva salinización de las aguas subterráneas. La situación es especialmente grave en Mazarrón, donde la sobreexplotación amenaza a corto plazo el mantenimiento de la actividad económica y la riqueza creada

FIGURA 8. ELECTROBOMBA SUMERGIBLE EN SERIE, CON 40 FASES CADA UNA (AFORMHIDRO). FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA.

FIGURA 8. ELECTROBOMBA SUMERGIBLE EN SERIE, CON 40 FASES CADA UNA (AFORMHIDRO). FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA.

- Los acuíferos se albergan generalmente en las dolomías y mármoles del Triásico, siendo muy variable su desarrollo tanto vertical como horizontal de unos puntos a otros, debido a que este dominio está constituido, a grandes rasgos, por mantos de corrimiento; la potencia máxima alcanzada es del orden de los 200 m. Otras formaciones permeables de menor entidad las constituyen las calcarenitas del Mioceno y los con- glomerados, gravas y arenas del Pliocuaternario y Cuaternario.

- Existe un geotermismo generalizado en la unidad.

- Debido a que hay mantos de corrimiento epidérmicos, las reservas son muy pequeñas.

- Se han distinguido dos subnidades hidrogeológicas (Mazarrón y Águilas) y tres relativamente grandes acuíferos (Yéchar, Carrascoy y Cresta del Gallo). La Sierra de Cartagena está aún por estudiar, hidrogeológicamente.

Campo de Cartagena

- Se ubica en una de las grandes depresiones post-manto de las cordilleras béticas. Sobre un sustrato metamórficos hay potentes rellenos del Mioceno al Cuaternario. La superficie total de la unidad es 1.440 km 2 , de los que 1.200 km 2 se sitúan en Murcia y el resto en Alicante.

- Existen varios acuíferos entre los que destacan los pertenecientes al Andaluciense y al Plioceno, formados por calizas bioclásticas y areniscas, separadas por un tramo margoso. Además de estos dos acuíferos principales existen otros de menor entidad, que son los pertenecientes a las dolomías triásicas de los Vic- torias, a los conglomerados del Tortoniense y a los caliches y conglomerados del Cuaternario.

- La unidad hidrogeológica presenta unos recursos propios de 58 hm 3 /año, frente a unos bombeos de 49 hm 3 /año en el año 1990, si bien este valor fue inferior al de un año medio por las especiales condiciones climatológicas que concurrieron entonces. La diferente distribución de los aprovechamientos entre los distintos acuíferos ocasiona una sobreexplotación de 24 hm 3 /año, la mayor parte de la cual se concentra en el acuífero Triásico de los Victorias. Existen importantes aportes estacionales de agua, procedentes de los retornos de los regadíos sostenidos tanto con aguas subterráneas como superficiales del trasvase Tajo-Segura, que se evaluaron en 24 hm 3 /año en el año 1990, concentrados fundamentalmente en el acuífero Cuaternario. Igualmente son importantes los flujos subterráneos de agua entre acuíferos, realizados en condiciones naturales o inducidos por la deficiente construcción de sondeos que atraviesan varias formaciones permeables superpuestas.

- Las reservas totales de toda la unidad se han estimado en 2.085 hm 3 .

- En ciertos sectores de la unidad (Cabezo Gordo y Los Victorias), las aguas subterráneas presentan carac- terísticas geotérmicas, con temperaturas en boca de pozo de hasta 40ºC.

FIGURA 10. MAPA DE CALIDAD QUÍMICA DE LAS AGUAS SUBTERRÁNEAS DE LA REGIÓN DE MURCIA.

FIGURA    10. MAPA DE CALIDAD QUÍMICA DE LAS AGUAS SUBTERRÁNEAS DE LA REGIÓN DE MURCIA.

Navegación

1 2 3 4 5