Estás en : El medio natural > Las aguas subterráneas                        Mostrar menu
Las aguas subterraneas

Capítulo II. El medio natural

Los condicionamientos climatológicos y, más concretamente, las recurrentes sequías en la Cuenca del Segura (C.S.) y Región de Murcia (R.M.), han obligado a sus habitantes desde muy antiguo a "mirar hacia abajo" y poder atender sus demandas hídricas (predominantemente agrícolas), mediante la extracción de aguas subterráneas. En un principio, lo hicieron desde acuíferos someros; pero, puesto que las necesidades eran cada vez mayores y ello obligaba a bombear grandes volúmenes de agua, éstos dejaron de ser rentables y tuvieron que captar el agua de acuíferos cada vez más profundos.

Las aguas subterraneas

Página 3 de 5

1 2 3 4 5

Característica singular: la sobreexplotación

En la Región de Murcia existe una explotación masiva de aguas subterráneas (de donde se extraen a mayores profundidades de toda la Península Ibérica -de hasta 1.000 m-); a consecuencia de ésto existe un grave problema de sobreexplotación (característica principal) que, tiene efectos negativos y positivos.

Efectos de la sobreexplotación

En cuanto a los efectos negativos , hay que considerar los directos y los indirectos.

- Los efectos directos son los siguientes: descenso de niveles piezométricos, compactación inducida en el terreno (menor almacenamiento), subsidencia en el terreno, aumento de los costes económicos de explotación (mayor elevación), abandono de pozos, deterioro de la calidad del agua en acuíferos costeros (intrusión marina), contaminación evaporítica y gaseosa, modificación de los regímenes de los ríos, afección o secado de zonas húmedas (manantiales y lagunas), disminución de las reservas hídricas subterráneas, compartimentación de acuíferos, cambios en los sistemas de extracción del agua subterránea, problemas legales por afección a terceros y problemas sociales y políticos.

- Respecto a los efectos indirectos hay que considerar: problemas en redes de abastecimiento y saneamiento, roturas de vías de comunicación, salinización de suelos, avance de la desertización, colapsos en áreas kársticas, modificación de la flora y fauna, variación de la línea de costas y nivel del mar, inducción de contaminación por creación de un conoide, cambio en las propiedades físicas de los acuíferos, desaparición o deterioro del patrimonio paisajístico, hidrológico e hidrogeológico, etc.

También la sobreexplotación produce efectos positivos ; estos son: desarrollo económico progresivo, beneficios infraestructurales, reinfiltración de excedentes de regadío y alimentación del acuífero, recuperación de suelos salinos, aumento de vegetación y paso de régimen de secano al de regadío, con sus beneficios económicos.

FIGURA 1 1. MAPA DE BALANCE HÍDRICO DE LOS ACUÍFEROS DE LA REGIÓN DE MURCIA (AÑO 1991).

FIGURA    1 1. MAPA DE BALANCE HÍDRICO DE LOS ACUÍFEROS DE LA REGIÓN DE MURCIA (AÑO 1991).

Evaluación de la sobreexplotación

El Sureste español es el área en la que existe el mayor grado de sobreexplotación de acuíferos y desertificación de Europa y en ella se incluyen las provincias de Murcia y Almería.

En 1981, Senent et al. evaluaron la sobre explotación, para todos los acuíferos de la Región de Murcia, en 205 hm 3 /a, considerando unos recur- sos máximos de 268 y unas descargas de 473.

El ITGE, en 1993 (si bien el balance corresponde al año 1990/91, que es el último realizado hasta la fecha por los organismos oficiales en el que participó el autor) en la Región de Murcia, frente a unas entradas hídricas de 358 hm 3 /a (307 hm 3 /a corresponden a entradas naturales de la lluvia y 51 hm 3 /a se deben a excedentes de regadío) se producen unas salidas totales de 520 hm 3 /a (vez y media más, de los que 140 hm 3 /a pertenecen a salidas naturales por manantiales y los 380 hm 3 /a restantes a bombeos), existiendo por tanto un déficit de 162 hm 3 /a; sin embargo, la sobreexplotación (que resulta de la suma de los valores de sobre explotación de todos los acuíferos que se encuentran en esta situación) es de 214 hm 3 /a. De los 125 acuíferos definidos, 30 están sobreexplotados y 13 lo estuvieron y pueden volver a estarlo, si bien ahora se encuentran en equilibrio (a estos últimos pertenecen los del Campo de Cartagena, que represen- tan la sexta parte de la superficie de la Región); entre unos y otros suman 43, que suponen más de la tercera parte del total (FIGURA 11).

En 2005, Rodríguez Estrella evalúa los recursos hídricos subterráneos de la R.M. referidos al 1995 (deducidos de los datos de la C.S. obtenidos por Rodríguez Estrella et al., 2004) y estos son de 440 hm 3 /a, de los cuales 408 pertenecen a los acuíferos kársticos (92,7%); según la misma fuente de información, en la R.M. se realiza una explotación de aguas subterráneas (pozos y manantiales) de 611 hm 3 /a y de ellos 514 proceden de acuíferos kársticos (83,8%). Existe, por tanto, un déficit en la R.M. de 171 hm 3 /a, de los cuales 106 pertenecen a 32 acuíferos kársticos importantes (61,9%).

La distribución geográfica del desequilibrio en la Región de Murcia se concentra especialmente en la zona oriental de la región, donde las condiciones climáticas son más adecuadas para el desarrollo de una agricultura moderna, a la que se destinan los caudales más importantes de aguas subterráneas. Cuantitativamente (IGME, 1993), las mayores sobreexplotaciones se registran en el Valle del Guadalentín (66 hm 3 /a -87 de bombeos menos 21 de entradas-) y Prebético (93 hm 3 /a), pero la situación en el Bético es especialmente delicada (sobreexplotación de 25,5 hm 3 /a), por la problemática especial de Mazarrón, con un grado extremo de agotamiento de las reservas (se tratan de acuíferos con extensiones inferiores a los 10 km 2 ) y deterioro de la calidad química de sus aguas.

La distribución geográfica del desequilibrio hídrico en la Región de Murcia se concentra en las zonas oriental y meridional de la región.

FIGURA 12. ACUÍFEROS KÁRSTICOS DE LA REGIÓN DE MURCIA Y LA SOBREEXPLOTACIÓN (RODRÍGUEZ ESTRELLA 2005). 1: CINGLA-CUCHILLO. 2: LÁCERA. 3: JUMILLA-VILLENA. 4: SERRAL-SALINAS. 5: AGRA-CABRAS. 6: EL MOLAR. 7: ALGAIDÓN. 8: SINCLINAL DE CALASPARRA. 9: ASCOY-SOPALMO. 10: QUIBAS. 11: RAUDA. 12: CARAVACA. 13: PINTOR. 14: RICOTE. 15: BURETE. 16: DON GONZALO-LA UMBRÍA. 17: BULLAS. 18: BOSQUE. 19: LOS CAUTIVOS-TORRALBA. 20: ALEDO. 2 1: SANTA YÉCHAR. 22: CRESTA DEL GALLO. 23: CARRASCOY. 24: TRIÁSICO DE LOS VICTORIAS. 25: LOS MOLARES-LORENTE. 26: LO ALTO-LA PINILLA. 27: ERMITA DEL SALADILLO. 28: GAÑUELAS. 29: PEQUEÑOS ACUÍFEROS DE MAZARRÓN. 30: VAQUEROS. 3 1: MORERAS. 32: CABEZO DE LOS PÁJAROS

FIGURA 12. ACUÍFEROS KÁRSTICOS DE LA REGIÓN DE MURCIA Y LA SOBREEXPLOTACIÓN (RODRÍGUEZ ESTRELLA 2005). 1: CINGLA-CUCHILLO. 2: LÁCERA. 3: JUMILLA-VILLENA. 4: SERRAL-SALINAS. 5: AGRA-CABRAS. 6: EL MOLAR. 7: ALGAIDÓN. 8: SINCLINAL DE CALASPARRA. 9: ASCOY-SOPALMO. 10: QUIBAS. 11: RAUDA. 12: CARAVACA. 13: PINTOR. 14: RICOTE. 15: BURETE. 16: DON GONZALO-LA UMBRÍA. 17: BULLAS. 18: BOSQUE. 19: LOS CAUTIVOS-TORRALBA. 20: ALEDO. 2 1: SANTA YÉCHAR. 22: CRESTA DEL GALLO. 23: CARRASCOY. 24: TRIÁSICO DE LOS VICTORIAS. 25: LOS MOLARES-LORENTE. 26: LO ALTO-LA PINILLA. 27: ERMITA DEL SALADILLO. 28: GAÑUELAS. 29: PEQUEÑOS ACUÍFEROS DE MAZARRÓN. 30: VAQUEROS. 3 1: MORERAS. 32: CABEZO DE LOS PÁJAROS.

Acuíferos kásticos y la sobreexplotación

Como se ha visto, en la R.M. presentan un gran interés los acuíferos kársticos pues, según Rodríguez Estrella (2005), de los 125 acuíferos que definió en la Región de Murcia, 103 corresponden a este tipo (82,4%) y los más importantes se sitúan en el Noroeste y en el Altiplano (FIGURA 12) . El autor referido ha distinguido seis tipos de acuíferos kársticos en relación con la sobreexplotación, que son los siguientes:

Acuíferos sobreexplotados históricos, ya escindidos

Como consecuencia de los descensos continuados de aguas subterráneas, durante décadas, el nivel piezométrico puede llegar a tocar en profundidad el impermeable de base o las arcillas yesíferas de un diapiro subaflorante; es entonces cuando se escinde en varios compartimentos hidrogeológicos y, a partir de ese momento, cada uno de ellos experimenta evoluciones piezométricas distintas. El primer acuífero que sufrió este fenómeno fue el de Quibas, que en 1973 era uno y existía un flujo generalizado hacia la fuente Chícamo; sin embargo, como consecuencia de los bombeos masivos, el nivel piezométrico descendente tocó los subafloramientos impermeables del Trías y se escindió, primero en 2 compartimentos, luego en 4 y en 1981 en 6 (Rodríguez Estrella, et al., 1983). Otros acuíferos que recientemente han padecido este mismo fenómeno han sido: Serral-Salinas (4 compartimentos), T riásico de los Victorias (2), Carrascoy (2) y Yéchar (2). El último en incorporarse ha sido el de Ascoy-Sopalmo que lleva 45 años sobreexplotado y en él se ha llegado a bombear más de 20 veces sus recursos. Sin embargo, debido a los problemas de la sobreexplotación, el número de pozos en activo ha disminuido drásticamente, pasando de ser 146, en 1971, a 52, en 1985; en la actualidad, no llegan a 20, dándose el caso de que, en alguno, ya no bajan los niveles piezométricos, pues el valor de los recursos de su compartimento es igual al de las explotaciones que en él se realizan (FIGURA 13).

FIGURA 13. EVOLUCIÓN PIEZOMÉTRICA EN EL SONDEO 2.635 20.037. ACUÍFERO ASCOY SOPALMO. FUENTE: C.H.S.

FIGURA    13. EVOLUCIÓN PIEZOMÉTRICA EN EL SONDEO 2.635 20.037. ACUÍFERO ASCOY SOPALMO. FUENTE: C.H.S.

FIGURA 15. BOMBEO DE ENSAYO EN EL

FIGURA    15. BOMBEO DE ENSAYO EN EL “POZO SANTIAGO” DE YECLA CON 150 L/S . FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA.

FIGURAS 14. DESCENSOS PIEZOMÉTRICOS CONTINUADOS EN EL ACUÍFERO DE JUMILLA VILLENA. FUENTE: C.H.S

FIGURAS    14. DESCENSOS PIEZOMÉTRICOS CONTINUADOS EN EL ACUÍFERO DE JUMILLA VILLENA. FUENTE: C.H.S.

Navegación

1 2 3 4 5