Estás en : El medio natural > Las aguas subterráneas                        Mostrar menu
Las aguas subterraneas

Capítulo II. El medio natural

Los condicionamientos climatológicos y, más concretamente, las recurrentes sequías en la Cuenca del Segura (C.S.) y Región de Murcia (R.M.), han obligado a sus habitantes desde muy antiguo a "mirar hacia abajo" y poder atender sus demandas hídricas (predominantemente agrícolas), mediante la extracción de aguas subterráneas. En un principio, lo hicieron desde acuíferos someros; pero, puesto que las necesidades eran cada vez mayores y ello obligaba a bombear grandes volúmenes de agua, éstos dejaron de ser rentables y tuvieron que captar el agua de acuíferos cada vez más profundos.

Las aguas subterraneas

Página 4 de 5

1 2 3 4 5

FIGURA 16. DESCENSO Y RECUPERACIÓN EN EL ACUÍFERO DE DON GONZALO-LA UMBRÍA (LA PACA). PIEZÓMETRO 2537-50006. FUENTE C.H.S.

FIGURA 16. DESCENSO Y RECUPERACIÓN EN EL ACUÍFERO DE DON GONZALO-LA UMBRÍA (LA PACA). PIEZÓMETRO 2537-50006. FUENTE C.H.S.

Acuíferos sobreexplotados s. l.

Entre ellos figuran los “históricos” de Jumilla-Villena (35 años sobreexplotado - FIGURAS 14 Y 15 - ) y Cingla-Cuchillo (25), que aunque todavía no se han escindido, existen sendos umbrales hidrogeológicos (en Jumilla-Villena, este último coincide aproximadamente con el límite entre las provincias de Murcia y Alicante, lo cual favorece la gestión administrativa de la C.H.S. y C.H.J.); en ambos se extrae el doble de los recursos renovables. Además, figuran los de Enmedio, Vaqueros, Moreras, Gañuelas y Cabezo de los Pájaros, en el Bético; los cuatro últimos con clara afección de intrusión marina.

Acuíferos sobreexplotados atenuados o en vías de recuperación

Después de muchos años de sobreexplotación, los niveles piezométricos son tan profundos en los pozos que no resulta rentable explotarlos y se abandonan; en otros casos, el agua toca el fondo de las captaciones y ya no se reprofundizan ni se sustituyen, y, por último, la sobreexplotación origina una salinización en el agua que la hace inutilizable. En todos los casos, se produce una disminución en la explotación y el acuífero empieza a recuperarse; es el “instinto de conservación” que tienen los acuíferos (Rodríguez Estrella y Gómez de las Heras) (1986), que hace que todavía ninguno se haya agotado totalmente. Figuran los de Los Cautivos-Torralba, La Rauda y Escarihuela (aunque permitían bombear grandes caudales, los niveles bajaron); Bullas (en la década de los ochenta llegó a escindirse en los subacuíferos de Ponce y Charco); Ricote (la afección a la fuente del pueblo ocasionó conflictos sociales); Los Molares-Lorente, Rincones y Lo Alto-Pinilla (la intrusión marina ha obligado a disminuir los bombeos). El más estudiado (Andreo et al., 2004) es el Don Gonzalo-La Umbría (FIGURA 16), que después de bajar 100m en 10 años (1981/1990) se salinizó y hubo que abandonarlo; desde 1990 hasta 2002 (12 años) sólo se ha recuperado 60 m.

Acuíferos con sobreexplotación incipiente

Son los últimos en incorporarse y entre ellos están: Bosque (en el año 1978 desapareció la Fuente de las Anguilas); Caravaca (descensos de niveles piezométricos y de caudales (FIGURA 17) , Algaidón y Burete (llevan 10 años con merma de caudales en manantiales; incluso se han secado algunos, como el del Chopillo); Agra-Cabras, Moralejo, Pintor, Lácera, Aledo y Acuíferos pequeños de Mazarrón (son 8: Collado de Egea, Ugejar, Morata-Cucos, Rbla. de Agua Dulce, La Crisoleja, La Majada, Águila y Saltador), que bajan poco los niveles, porque la sobreexplotación es pequeña; Molar y Cresta del Gallo (aunque existe un incremento en la explotación, éste no se refleja en un mayor descenso de niveles, pues son alimentados lateralmente por el río Segura, directamente en el primero, y a través del aluvial del mismo río, en el segundo). Se incluye también El Saladillo pues, aunque no existen bombeos en el acuífero, el volumen de la surgencia del sondeo termal del mismo nombre es superior a los recursos, lo que ha provocado que en 15 años (de 1985 a 2000) haya descendido el caudal de 4 l/s a 2,3 (Arana y Rodríguez Estrella, 2000).

Acuíferos con explotación intensiva ocasional controlada

Dentro de este tipo incluimos al Sinclinal de Calasparra (FIGURAS 18 Y 19) , que tiene la característica especial de que presenta una relación con el río Segura (Rodríguez Estrella, 1973), de ahí que se esté utilizando por la CHS como apoyo a la sequía: en verano se ponen en explotación 19 pozos que extraen hasta 40 hm 3 en 5 meses (caudales por sondeo de hasta 230 l/s y en total 2.916 l/s) y durante los 7 meses restante están parados y el acuífero se recupera, al ser recargado por el río, que circula durante 8 km hasta 20 m sobre las dolomías cretácicas, que constituyen la roca permeable principal.

Acuíferos no sobreexplotados o en equilibrio

En ellos se extraen mediante bombeo sólo los recursos, o incluso menos, y lógicamente no existe sobreexplo- tación y, por supuesto, no se detectan descensos de niveles piezométricos. Son pocos y con escasos recursos.

FIGURAS 17. NIVELES PIEZOMÉTRICOS DECRECIENTES, DESDE 1990, EN EL PIEZÓMETRO 2.636-60.011 (REVOLCADORES-SERRATA). FUENTE: C.H.S.

FIGURAS 17. NIVELES PIEZOMÉTRICOS DECRECIENTES, DESDE 1990, EN EL PIEZÓMETRO 2.636-60.011 (REVOLCADORES-SERRATA). FUENTE: C.H.S.

FIGURA 19. DEPRESIONES Y RECUPERACIONES PERIÓDICAS, CONTROLADAS, EN EL ACUÍFERO DEL SINCLINAL DE CALASPARRA. POZO 2.535-80.005 CAMPANA 2. FUENTE: C.H.S.

FIGURA 19. DEPRESIONES Y RECUPERACIONES PERIÓDICAS, CONTROLADAS, EN EL ACUÍFERO DEL SINCLINAL DE CALASPARRA. POZO 2.535-80.005 CAMPANA 2. FUENTE: C.H.S.

Evolución histórica de la sobreexplotación

Según Rodríguez Estrella et al. (2004), los primeros signos de sobrexplotación en la Región de Murcia tuvieron lugar a partir del 1965, principalmente en el acuífero de Ascoy- Sopalmo, con la puesta en funcionamiento de los planes de desarrollo económico y social.

FIGURAS 21. FUENTES DEL MARQUÉS. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURAS 21. FUENTES DEL MARQUÉS. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA 25. MANANTIAL DE CAÑADA VEROSA (RÍO SEGURA). FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA 25. MANANTIAL DE CAÑADA VEROSA (RÍO SEGURA). FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

A partir del 1971, el fenómeno de sobreexplotación se inicia en los acuíferos de Jumilla-Villena, Lácera y Santa-Yéchar.

Es desde 1981 cuando prolifera la sobreexplotación en la mayor parte de las unidades: Águilas, Aledo, Baños de Fortuna (acuífero La Rau- da), Cingla-Cuchillo, Campo de Car- tagena (acuíferos del Triásico de los Victorias, principalmente), Cuchillos- Cabras, Enmedio-Cabezo de Jara, Mazarrón, Quibas, Serral-Salinas, Triásico de Carrascoy y sobre todo en el Valle del Guadalentín, que aunque los descensos ya existían en el 1971, se acentuaron a partir del 1981. En este último acuífero ocurrió algo muy singular y es que a partir del año 1984 empezó a aparecer

CO 2 en el agua (FIGURA 20) de los

sondeos como consecuencia de que, al bajar los niveles piezométricos del

acuífero cuaternario principal, la presión ascendente de unas aguas inferiores altamente mineralizadas vinculadas al sustrato permo-triásico Bético fue mayor que la presión hidrostática (cada vez menor, por la sobreexplotación) del acuífero supe- rior. En este valle la concentración de bicarbonatos, entre 1986 y 1987, pasó de 400 a 2.400 mg/l. (Rodríguez Estrella et al., 1987 y 1989).

Por último, a partir de 1991, la sobreexplotación también llegó a las unidades de Bullas, El Molar y Puen- tes (acuífero Los Cautivos-Torralba).

A finales de los noventa fueron declarados sobreexplotados los acuíferos de Ascoy-Sopalmo, Jumilla- Villena, sierra de Crevillente y Cresta del Gallo y el 6-6-2004 los de Maza- rrón, Triásico de los Victorias, Águilas, Santa Yéchar, Quibas, Triásico de Carrascoy y Aledo.

Manantiales importantes

Con caudal superior a 50 l/s

FIGURA 22. FUENTE DE ARCHIVEL. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA 22. FUENTE DE ARCHIVEL. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA 23. FUENTE OJOS DE LUCHENA. SALIDA ACTUAL A TRAVÉS DE GALERÍAS. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA 23. FUENTE OJOS DE LUCHENA. SALIDA ACTUAL A TRAVÉS DE GALERÍAS. FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA 24. MANANTIAL DEL GORGOTÓN EN EL PARAJE DE LOS ALMADENES (RÍO SEGURA). FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

FIGURA 24. MANANTIAL DEL GORGOTÓN EN EL PARAJE DE LOS ALMADENES (RÍO SEGURA). FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA

Las fuentes más importantes se sitúan en la zona de Caravaca, entre las que destacan (caudales referidos a 90/91) las del Marqués , con 430 l/s (FIGURA21) Mayrena, 92 l/s; Ojos de Archivel, 59 l/año; Archivel, 87 l/s (FIGURA 22); Tosquilla, 120 l/s y Loma Ancha, 99 l/s. También cabe citar el Heredamiento de la Vega, en Cehegín, con 221 l/s; Ojos de Luchena, en Lorca (FIGURA 23) , con hasta 511 l/s; Fuentes de Mula, en Bullas, con 239 l/s (aun- que ya está regulada por el sondeo de “El Praíllo”) y nacimiento del río Chícamo, en Abanilla, con 55 l/s.

Otros manantiales especiales son los de El Gorgotón (T. M. de Cieza) (FIGURA 24) y Cañada Verosa (T. M. de Calasparra) (FIGURA 25) que emergen en el mismo cauce del río Segura con caudales estimados de 500 l/s y 55 l/s, respectivamente. Además, existen varios ubicados en el municipio de Cehegín: Acequia del Campillo, con 30 a 200 l/s; A zud de Caravaca, con 40 a 100 l/s; nacimiento del Partidor, con 30 a 200 l/s y Cimbra de la Vega con 18 a 180 l/s.

Todos los manantiales citados se utilizan exclusivamente para uso agrícola, aunque la buena calidad de muchos de ellos permitiría su aprovechamiento para abastecimiento urbano.

FIGURA 20.

FIGURA 20. “EXPLOSIÓN” DE GAS CARBÓNICO EN LAS AGUAS DEL VALLE DEL GUADALENTÍN (MURCIA). FOTO T. RODRÍGUEZ ESTRELLA.

Navegación

1 2 3 4 5